DIES IRAE: el Día de la Ira, el Día del Fuego, el Día del Juicio Final.

7 de enero de 2022

Introducción

En el Día de la Ira, el Día Grande, el Día del Juicio Final, el Día de la batalla de Harmagedón, se dará un hecho que explica el por qué se llevará a cabo un genocidio mundial, de muchos millones de personas y contenido en un plazo de tres años y medio. No hay lógica. Simplemente es un «porque sí» surgido desde los «estados alterados de conciencia» o gnosis que tanto codicia el masónico pueblo del anticristo.

La gnosis consiste es montarse en el espíritu del diablo y experimentar su mente en distintos grados. El problema viene en que el espíritu del mundo/diablo, desde la década de 1970 y debido al nefasto Concilio Vaticano II (1962-1965), es fortísimo. Y en estos últimos años es irespirable de lo denso que es. Es decir, del grado de maldad que hay en el ambiente, por decirlo así. Ya están asesinando en masa con la farsa del corona engaño y en breve, cuando aparezca el anticristo, caerá sobre ellos con una fuerza brutal ese espíritu que tanto han codiciado, el espíritu del mundo/diablo al que fanática y obsesivamente tratan de subirse cual surferos al filo de la navaja.

En fin… En el Día de la Ira, que su comienzo será con la aparición del anticristo, caerá sobre ellos tal lluvia de fuego espiritual; a imagen de la de Sodoma, harto grave todo este asunto, gravísimo, millones de asesinatos con Stalin y toda su familia a los mandos del Boeing 747;… decía que será tal la lluvia de fuego que caerá sobre ellos, pueblo del anticristo, que se perderán ahí para siempre, y para el resto traerá una situación de tal surrealismo, que no hemos podido imaginar nada tan enfermo hasta que lo veamos entoces. O los que lleguen a verlo, quiero decir. Porque muchos inocentes se están quedando ya por el caminio. Demasiados ya.

Esta entrada es una recopilación de las citas que he ido encontrado sobre esta tragedia sin precedentes. Trataré de incorporar nuevas citas de las Sagradas Escrituras según vaya descubriéndolas, e ir ordenando un poco mejor las que ya están expuestas. Dejo este enlace con las dos Biblias que he utilizado.


“y, si no se acortasen aquellos días, nadie se salvaría;
mas por amor de los elegidos se acortarán los días aquellos,”
Mateo 24, 22.


SANGRE

“18 En aquellos días (…) 19 Será destruido el Egipto, Edom será un desolado desierto, por el cruel trato dado a los hijos de Judá, derramando en su tierra sangre inocente.”
Joel 3, 19.

“Porque es día de desquite para Yahvé, año de venganza por la causa de Sión.”Isaías 34, 8.

“Yo vengaré su sangre, no la dejaré impune.”
Joel 3, 21.

FUEGO/IRA
(Es decir, el diablo)


“… día del juicio y del exterminio de los hombres impíos. “ -2 Pedro 3, 5-7.

“Y se cubrirá de tinieblas el sol y de sangre la luna, ANTES que venga el día grande y terrible de Yave.” – Joel 2, 31.

“¿Por ventura queréis vengaros de Mí? Si queréis vengaros de Mí, ligera y prontamente haré recaer vuestra maldad sobre vuestra cabeza.” – Joel 3, 4.

“7 He aquí que Yo los suscitaré del lugar donde los vendisteis, y haré recaer vuestra maldad sobre vuestra cabeza.” – Joel 3, 8.

«13 Entonces dije: “¡Ah, Señor, Yahvé! Mira cómo los profetas les dicen: «No veréis espada, ni tendréis hambre, antes bien, Yo os daré una paz segura (“Paz y seguridad” -1Tes.5,3-6) en este lugar».” 14 Y me respondió Yahvé: “Los profetas profetizan mentiras en mi Nombre; Yo no los he enviado, nada les he ordenado; no he hablado a ellos; visiones mentirosas, vanas adivinaciones e ilusiones de su propio corazón es lo que profetizan. 15 Por tanto, así dice Yahvé respecto de los profetas que profetizan en mi Nombre sin que Yo los haya enviado, y que dicen: «No habrá en el país ni espada ni hambre»: al filo de la espada y por hambre perecerán estos profetas; 16 las gentes ante las cuales ellos profetizan, serán arrojadas por las calles de Jerusalén (revolucionarios), víctimas del hambre y de la espada, y no habrá quien los entierre, a ellos, sus mujeres, sus hijos y sus hijas (que entregan al fuego/gnosis); y derramaré sobre ellos su maldad.” – Jeremías 14, 13-16.

Cuando digan: “paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos de repente la ruina, como los dolores del parto a la que está encinta; y no escaparán (al parto: el fin). Mas vosotros, hermanos, no vivís en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón, siendo todos vosotros hijos de la luz e hijos del día. No somos de la noche ni de las tinieblas. Por lo tanto, no durmamos como los demás; antes bien, velemos y seamos sobrios (y no ebrios del espíritu del mundo).” – 1 Tesalonicenses 5, 3-6.

22 Muchos me dirán en aquel día “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre lanzamos demonios, y en tu nombre hicimos cantidad de prodigios?” 23 Entonces les declararé: “Jamás os conocí. ¡Alejaos de Mí, obradores de iniquidad!”. – Mateo 7, 22.

[9985] 22. En aquel día: el día del juicio, llamado también “el día del Señor”, “el día grande”, “día de Cristo”, “día de ira”. Cf. Sal. 117, 24; Is. 2, 12; Ez. 30, 3 y notas; Jl. 1, 15; Ab. 15; Sof. 1, 7; Rm. 2, 5; 1 Co. 3, 13; 2 Co. 1, 14; Fil. 1, 6 y 10; 2 Pe. 3, 12; Judas 6.

[9986] 23. Terribles advertencias para los que se glorían de ser cristianos y no viven la doctrina de Jesucristo, Véase Jr. 14, 14 ss., donde el profeta de Dios habla contra los falsos profetas y sacerdotes que abusan del nombre del Señor.

ISAÍAS 5
El castigo

24 Por eso, como la lengua del fuego devora la paja,
y como la llama consume la hierba seca,
así su raíz será como podredumbre,
y su flor será arrebatada como el polvo,
por cuanto han rechazado a ley de Yahvé de los ejércitos,
y despreciado la palabra del Santo de Israel.
25 Por eso se ha encendido la ira de Yahvé contra su pueblo,
y extendió contra él su mano y lo hirió,
por eso tiemblan los montes,
y sus cadáveres yacen en las calles como basura.
Con todo esto no se ha aplacado su ira;
aún está extendida su mano.
26Él alzará una bandera para pueblos lejanos,
y los llamará con un silbo desde los fines de la tierra;

y he aquí que vendrán pronto y apresuradamente.
27 Entre ellos no hay cansado ni quien tropiece;
ningún soñoliento, ningún dormilón;
no se desata de sus lomos el cinturón,
ni se rompe la correa de su calzado;
28 sus saetas son agudas, y tensos están todos sus arcos;
los cascos de sus caballos son como pedernal,
y las ruedas de sus carros como el torbellino.
29 Braman como león, rugen como leoncillo,
que gruñe y agarra la presa,
y se la lleva, sin que nadie se la quite.
30 En aquel día bramarán contra (Israel) como brama el mar;
y si uno mirase la tierra, no verá sino tinieblas y angustia;
pues la luz se oscurecerá en densas nubes.

“17 Volvieron los setenta y dos llenos de alegría, diciendo: Señor, hasta los demonios se nos sometían en tu nombre. 18 Y El les dijo: Veía yo a Satanás caer del cielo como un rayo. 19 Yo os he dado poder para andar sobre serpientes y escorpiones y sobre toda potencia enemiga, y nada os dañará. 20 Mas no os alegréis de que los espíritus os estén sometidos, alegraos más bien de que vuestros nombres están escri- tos en los cielos.” – Lucas 10, 17-20.

23 Entonces, si alguno os dijere: Aquí o allí está el Mesías, no le creáis, 24 porque se levantarán falsos mesías y falsos profetas, y obrarán grandes señales y prodigios para inducir a error, si fuera posible, aun a los mismos elegidos. 25 Mirad que os lo digo de antemano. 26 Si os dicen, pues: Aquí está, en el desierto, no salgáis; aquí está, en un escondite, no lo creáis, 27 porque, como el relámpago, que sale del oriente y brilla hasta el occidente, así será la venida del Hijo del hombre. 28 Donde está el cadáver allí se reúnen los buitres.” – Mateo 24, 21-28.

La venida del reino de Dios: “20 Preguntado por los fariseos acerca de cuándo llegaría el reino de Dios, respondióles y dijo: No llegará el reino de Dios ostensiblemente. 21 Ni podrá decirse: Helo aquí, o allí, porque el reino de Dios está dentro de vosotros. 22 Y dijo a los discípulos: Llegará tiempo en que desearéis ver un solo día del Hijo del hombre, y no lo veréis. 23 Y os dirán: Hele allí, o hele aquí. No vayáis ni le sigáis, 24 porque así como el rayo relampaguea y fulgura desde un extremo al otro del ciclo, así será el Hijo del hombre en su día. 25 Pero antes ha de padecer mucho, y ser reprobado por esta generación. 26 Y como sucedió en los días de Noé, asi será en los días del Hijo del hombre. 27 Comían y bebían, los hombres tomaban mujer y las mujeres marido, hasta el día en que Noé entró en el arca, y vino el diluvio y los hizo perecer a todos. 28 Lo mismo en los días de Lot: comían y bebían, compraban y vendían, plantaban y edificaban; 29 pero en cuanto Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre que los hizo perecer a todos. 30 Así será el día en que el Hijo del hombre se revele. 31 Aquel día, el que esté en el terrado y tenga en casa sus enseres, no baje a cogerlos; e igualmente el que esté en el campo no vuelva atrás. 32 Acordaos de la mujer de Lot. 33 El que busque guardar su vida, la perderá, y el que la perdiere la conservará. 34 Dígoos que en aquel día estarán dos en una misma cama, uno será tomado y otro dejado. 35 Estarán dos moliendo juntas una será tomada y otra será dejada. 36 Y tomando la palabra le dijeron: ¿Dónde será, Señor? Y les dijo: Donde esté el cuerpo, allí se juntarán los buitres.” – Lucas 17, 20-36.

“20 Tú (lucifer) no tendrás con ellos sepultura, porque mataste a tu pueblo. No se hablará ya jamás de la raza del impío. 21 Aparejaos para la matanza de los hijos, por la impiedad del padre. No se levanten para conquistar la tierra y llenar el mundo de ruinas. 22 Yo me alzaré contra ellos, dice Yave Scbaot, yo aniquilaré a Babilonia, y raeré su nombre y sus restos, su raza y su germen, dice Yave. 23 Yo la haré hura de erizos y fangosa charca, y la barreré con la escoba de la destrucción, dice Yave Sebaot.” (Isaías 14, 18-23).

“30 También de entre ellos busqué yo quien levantase muro y se pusiese a la brecha frente a mí en favor de la tierra, para que yo no la devastase, y no le hallé. 31 Por tanto, derramaré sobre ellos mi ira y los consumiré con el fuego de mi furor y les echaré sobre la cabeza sus obras, dice el Señor, Yave.” (Ezequiel 22, 30-31)


“8 La bestia que has visto era (3), pero ya no es, y está a punto de subir del abismo y camina a la perdición;” – Apoc.17, 8.

“7 Y cuando hubieren acabado su testimonio, la bestia, que sube del abismo, les hará la guerra, y los vencerá, y les quitará la vida.” – Apoc.11, 7.

Cuando digan: “paz y seguridad“, entonces vendrá sobre ellos de repente la ruina, como los dolores del parto a la que está encinta (el día del Hijo del Hombre); y no escaparán.” – 1 Tesalonicenses 5, 3-6.

“En el año de 1864 (se trata de 1964, el Concilio Caticano II (1962-1965)) Lucifer, con gran número de demonios, serán desatados del Infierno. Abolirán la fe poco a poco, aún entre las personas consagradas a Dios; las cegarán de tal manera que, a menos de una gracia particular, esas personas tomarán el espíritu de sus malos ángeles: Muchas casas religiosas perderán completamente la fe y perderán a muchísimas almas.” – Nª Sra de La Salette.

La batalla final y el juicio universal.

“7 Y cuando se hubieren acabado los mil años, será Satanás soltado de su prisión 8 y saldrá a extraviar a las naciones que moran en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, y reunirlos para la guerra, cuyo ejército será como las arenas del mar. 9 Y subirán sobre la anchura de la tierra, y cercarán el campamento de los santos, y la ciudad amada. Pero descenderá fuego del cielo y los devorará.” – Apoc.20, 7-10.

MARCA de la bestia

“11 Y vi otra bestia, que subía de la tierra, y tenía dos cuernos, semejantes a los de un cordero, pero hablaba como un dragón. 12 Y ejerció toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella,” – Apoc.13, 11-12.

“13 É hizo grandes señales, hasta hacer bajar fuego del cielo a la tierra, delante de los hombres.” – Apoc.13, 13.

“12 Por eso, regocijaos, cielos y todos los que moráis en ellos. ¡Ay de la tierra y de la mar!, porque descendió el Diablo a vosotras animado de gran furor, por cuanto sabe que le queda poco tiempo.” – Apoc.12, 12.

El dragón persigue a la mujer (la Iglesia)

“13 Cuando el dragón se vió precipitado en la tierra, se dió a perseguir a la mujer que había parido al Hijo varón.” – Apoc.12, 13.

“7 Y hubo una batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles peleaban con el dragón, 8 y peleó el dragón y sus ángeles, y no pudieron triunfar ni fué hallado su lugar en el cielo. 9 Y fué arrojado el dragón grande, la antigua serpiente, llamada Diablo y Satanás, que extravía a toda la redondez de la tierra, y fué precipitado en la tierra, y sus ángeles fueron con él precipitados.” – Apocalipsis 12, 7-9.

“21 Y una granizada grande, como de un talento, cayó del cielo sobre los hombres, y blasfemaron los hombres contra Dios por la plaga del granizo, porque era grande en extremo su plaga.” – Apoc.16, 21.

“16 Y fuéle dado infundir espíritu en la imagen de la bestia, para que hablase la imagen e hiciese morir a cuantos no se postrasen ante la imagen de la bestia,” – Apoc.13, 15.

“8 La bestia que has visto era, pero ya no es, y está a punto de subir del abismo y camina a la perdición; y se maravillarán los moradores de la tierra, (…) porque era y no es, y reaparecerá. ” – Apoc.17, 8.

La batalla final y el juicio iniversal: “7 Y cuando se hubieren acabado los mil años, será Satanás soltado de su prisión 8 y saldrá a extraviar a las naciones que moran en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, y reunirlos para la guerra, cuyo ejército será como las arenas del mar. 9 Y subirán sobre la anchura de la tierra, y cercarán el campamento de los santos, y la ciudad amada. Pero descenderá fuego del cielo y los devorará.” – Apoc.20, 7-9.

EI llanto sobre Jerusalén: “41 Y así que estuvo cerca, al ver la ciudad, lloró sobre ella, 42 diciendo: Si al menos hoy conocieras tú lo que hace a la paz luya! Pero ahora está oculto a lus ojos. 43 Porque días vendrán sobre ti, y te rodearán de trincheras tus enemigos, y te cercarán, y te estrecharán por todas portes, 44 y te abatirán al suelo a ti y a los hijos que tienes dentro, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por no haber conocido el tiempo de tu visitación.” – Lucas 19, 41-45.

San Agustín

Cita de la SUMA de Sto Tomás, Artículo 4 de la Cuestión 64 sobre los demonios. Pág.598 del libro. “En cambio está lo que Agustín en III Super Gen. ad litt.15 dice: El aire tenebroso es como una cárcel para los demonios hasta el día del juicio.” (Nota mía: que serán liberados o que tendrán plena libertad de acción.)

La batalla final y el juicio iniversal.

“7 Y cuando se hubieren acabado los mil años, será Satanás soltado de su prisión 8 y saldrá a extraviar a las naciones que moran en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, y reunirlos para la guerra, cuyo ejército será como las arenas del mar. 9 Y subirán sobre la anchura de la tierra, y cercarán el campamento de los santos, y la ciudad amada. Pero descenderá fuego del cielo y los devorará.” – Apoc.20, 7-9.

Harmagedon

“12 Y el sexto derramó su copa sobre el gran río Eufrates, y secóse su agua, de suerte que quedó expedito el camino a los reyes del naciente del sol. 13 Y vi que de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta salían tres espíritus inmundos, como ranas, que son los espíritus de los demonios, que hacen señales, que se dirigen hacia los reyes de la tierra para juntarlos a la batalla del día grande de Dios todopoderoso. 15 He aquí que voy como ladrón; bienaventurado el que vela y guarda sus vestidos, para no andar desnudo y que se vean sus vergüenzas. 18 Y los juntó en el sitio, que en hebreo se llama Harmagedón.” – Apoc.16, 12-18.

“17 Y vi un ángel puesto de pie en el sol, que gritó con una gran voz, diciendo a todas las aves que vuelan por lo alto del cielo: Venid, congregaos al gran festín de Dios, 18 para comer las carnes de los reyes, las carnes de los tribunos, las carnes de los valientes, las carnes de los caballos y de los que cabalgan en ellos, las carnes de todos los libres y de los esclavos, de los pequeños y de los grandes.” – Apoc.19, 17-18.

“19 Y vi a la bestia, y a los reyes de la tierra, y a sus ejércitos, reunidos para hacer la guerra al que montaba el caballo y a su ejército. 20 Y fué aprisionada la bestia, y con ella el falso profeta, que hacía señales delante de ella, con las cuales extraviaba a los que habían recibido el carácter de la bestia y a los que adoraban su imagen: vivos fueron arrojados ambos al lago de fuego, que arde con azufre. 21 Y los demás fueron muertos por la espada, que le salía de la boca, y todas las aves se hartaron de sus carnes.” Apoc.19, 19-21.

“3 Y le arrojó al abismo y cerró, y encima de él puso un sello, para que no extraviase más a las naciones hasta terminados los mil años, después de los cuales será soltado por poco tiempo.” – Apoc.20, 3.

Ezequiel 38 (Gog y Magog)

“11 Te dirás: Voy a subir contra una tierra indefensa, iré contra gentas tranquilas que habitan confiadamente, todas sin murallas, sin puertas ni cerrojos,” – Ezequiel 38, 11.

“15 Y vendrás desde tus moradas, desde las extremas regiones del septentrión, tú y contigo numerosos pueblos, todos a caballo, una inmensa muchedumbre, un ejército poderoso, 16 avanzará contra mi pueblo, Israel, como nublado que va a cubrir la tierra.” – Ezequiel 38, 15-16.

18 En aquel día, cuando marchará Gog contra la tierra de Israel, dice el Señor, Yave, subirá la ira a mis narices; 19 y en mi celo, en el incendio de mi furor, juro que habrá aquel día gran temblor en la tierra de Israel.” – Ezequiel 38, 18-19.

22 Y haré justicia en él con la peste y con la sangre, y lloveré contra él y contra los numerosos pueblos que le acompañan lluvia torrencial, piedras de granizo, fuego y azufre;” – Ezequiel 38, 22.

Ezequiel 39 (Gog y Magog)

“1 Tú, pues, hijo de hombre, profetiza contra Gog y di: Así habla el Señor, Yave: Heme aquí contra ti, ¡oh Gog!, príncipe de Ros, de Mosoc y de Túbal, 2 yo te atraeré, yo te guiaré y te haré subir de los extremos confines del septentrión, y te llevaré a (contra) los montes de Israel;” – Ezequiel 39, 1-2.

“14 Por tanto, profetiza, hijo de hombre, y di a Gog: Así dice el Señor, Yave: En aquel tiempo, cuando mi pueblo Israel habite confiadamente ¿no lo sabrás tú? 15 Y vendrás desde tus moradas, desde las extremas regiones del septentrión, tú y contigo numerosos pueblos, todos a caballo, una inmensa muchedumbre, un ejército poderoso, 16 avanzará contra mi pueblo, Israel, como nublado que va a cubrir la tierra. Al cabo de los días yo te haré marchar contra mi tierra, para que me conozcan los pueblos, cuando a sus ojos, en ti, ¡oh GogI, seré santificado.” – Ezequiiel 39, 14-16.

La destrucción del invasor.

“17 Así habla el Señor, Yave: ¿No eres tú aquél de quien hablé yo en tiempos pasados, por medio de mis siervos, los profetas de Israel, que desde años profetizaron entonces que yo te traería contra ellos? 18 En aquel día, cuando marchará Gog contra la tierra de Israel, dice el Señor, Yave, subirá la ira a mis narices; 10 y en mi celo, en el incendio de mi furor, juro que habrá aquel día gran temblor en la tierra de Israel. 80 Y temblarán ante mí los peces del mar y las aves del cielo, los animales del campo y todos los reptiles que se arrastran por la tierra, y los hombres que hay en la tierra. Y los montes se desmoronarán y caerán las rocas, y todos los muros se vendrán al suelo. 21 Y llamaré contra él la espada por todos sus montes, dice el Señor, Yave; y la espada de cada uno será contra su hermano. 22 Y haré justicia en él con la peste y con la sangre, y lloveré contra él y contra los numerosos pueblos que le acompañan lluvia torrencial, piedras de granizo, fuego y azufre; 23 y me magnificaré y haré muestra de mi santidad, y me daré a conocer a pueblos numerosos, que sabrán que yo soy Yave.” – Ezequiiel 39, 17-23.

SUMA: Cuestión 111, Artículo 4 (pág.937)

En cambio está el hecho de que los ángeles que destruyeron a Sodoma hirieron a los sodomitas con la ceguera (o aorisia) a fin de que no pudiesen dar con la puerta de la casa, como se dice en Gén 19,11. Cosas parecidas se leen en IV Reg 6,18ss sobre los sirios que Eliseo condujo a Samaría.

SUMA: Cuestión 113, Artículo 6 (pág.953)

a saber: en cuanto no impide que caiga bajo alguna tribulación e incluso en pecado, conformándose en esto el ángel con el orden de los juicios divinos. En este sentido se dice que Babilonia y el pueblo israelita fueron abandonados por sus ángeles custodios, porque éstos no impidieron que sufrieran tribulaciones.

Nª Sra de La Salette

“Ay de los habitantes de la Tierra!. Habrá guerras sangrientas y hambres, pestes y enfermedades contagiosas; habrá lluvias de un granizo espantoso para los animales; tempestades que arruinarán cuidades; terremotos que engullirán países; se oirán voces en el aire; los hombres se golpearán la cabeza contra los muros; llamarán a la muerte, y, por otra parte, la muerte será su suplicio. Correrá la sangre por todas partes ¿quién podrá resistir si Dios no disminuye el tiempo de la prueba? Por la sangre, las lágrimas y oraciones de los justos Dios se dejará aplacar.

Enoc y Elías serán muertos. Roma pagana desaparecerá;  CAERÁ FUEGO DEL CIELO y consumirá tres ciudades; el universo entero estará preso del terror, y muchos se dejarán seducir por no haber adorado al verdadero Cristo, que vivía entre ellos. Ha llegado el tiempo; El sol se oscurece; SOLO LA FE VIVIRÁ.

He aquí el tiempo: El abismo se ABRE. He aquí el rey de los reyes de las tinieblas. He aquí la bestia con sus súbditos, llamándose el salvador del mundo (1 Tes.5,3-6). Se retomará con orgullo por los aires para subir hasta el Cielo; será sofocado por el soplo de San Miguel Arcángel. CAERÁ, y la Tierra, que llevará TRES DÍAS en continuas evoluciones, abrirá su seno lleno de fuego; Será hundido para siempre, con todos los suyos, en los abismos eternos del infierno.” – Nª Sra de La Salette.

“Cuando digan: “paz y seguridad“

Cuando digan: “paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos de repente la ruina, como los dolores del parto a la que está encinta (el día del Hijo del Hombre); y no escaparán. Mas vosotros, hermanos, no vivís en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón, siendo todos vosotros hijos de la luz e hijos del día. No somos de la noche ni de las tinieblas. Por lo tanto, no durmamos como los demás; antes bien, velemos y seamos sobrios (y no ebrios del espíritu del mundo).” – 1 Tesalonicenses 5, 3-6.

“15 Y los reyes de la tierra, y los magnates, y los tribunos, y los ricos, y los poderosos, y todo siervo, y todo libre se ocultaron en las cuevas y en las peñas de los montes. 16 Y decían a los montés y a las peñas: Caed sobre nosotros y ocultadnos de la cara del que está sentado en el trono y de la cólera del Cordero, 17 porque ha llegado el día grande de su ira, ¿y quién podrá tenerse en pie?” Apoc.6, 15-17.


“5Se les escapa, porque así lo quieren, que hubo cielos desde antiguo y tierra sacada del agua y afirmada sobre el agua por la palabra de Dios; 6y que por esto, el mundo de entonces pereció anegado en el agua; 7pero que los cielos de hoy y la tierra están, por esa misma palabra, reservados para el fuego, guardados para el día del juicio y del exterminio de los hombres impíos. “ – 2 Pedro 3, 5-7.

“8La bestia que has visto era y ahora no es; está para subir del abismo y va a su perdición. Y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida desde la creación del mundo, se llenarán de admiración cuando vean que la bestia, que era y ahora no es, reaparecerá.” – Apoc.17,8.

Jeremías 14

Falsos profetas extravían al pueblo

“13 [8054] Entonces dije: “¡Ah, Señor, Yahvé! Mira cómo los profetas les dicen: «No veréis espada, ni tendréis hambre, antes bien, Yo (anticristo) os daré una paz segura (“Paz y Seguridad” -1Tes.5,3-6) en este lugar (“si os dicen que está aquí o allí, no les creáis” -Mt24)».” 14 Y me respondió Yahvé: “Los profetas profetizan mentiras en mi Nombre (“Muchos vendrán en mi nombre, no los creáis” -Mt.4); Yo no los he enviado, nada les he ordenado; no he hablado a ellos; visiones mentirosas, vanas adivinaciones e ilusiones de su propio corazón es lo que profetizan. 15 Por tanto, así dice Yahvé respecto de los profetas que profetizan en mi Nombre sin que Yo los haya enviado, y que dicen: «No habrá en el país ni espada ni hambre»: al filo de la espada y por hambre perecerán estos profetas; 16 las gentes ante las cuales ellos profetizan, serán arrojadas por las calles de Jerusalén (provocarán disturbios), víctimas del hambre y de la espada, y no habrá quien los entierre (“donde esté el cadáver, allí se juntarán los buitres” -Mt.24), a ellos, sus mujeres, sus hijos y sus hijas (que echan al fuego); y derramaré sobre ellos su maldad (Dies Irae). (“Como el más inmundo torrente, el maligno dragón derramó sobre los hombres de mente depravada y corrompido corazón, el veneno de su maldad: el espíritu de la mentira, (etc)”). 

17 Diles (a ellos), pues, esta palabra:
Derramen mis ojos lágrimas,
noche y día, sin cesar,
porque la virgen, hija de mi pueblo (Nª Señora)
ha sido quebrantada con extremo quebranto,
herida (la Iglesia) de gravísima plaga.
18 [8055] Si salgo al campo,
veo a los que murieron por la espada,
y si entro en la ciudad,
a los extenuados por el hambre,
pues tanto el profeta (falso profeta) como el sacerdote (conciliar)
andan errantes hacia un país desconocido.”

ANTES QUE VENGA EL DÍA GRANDE

“28 Y después de esto derramaré mi espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas, y vuestros ancianos tendrán sueños, y vuestros mozos verán visiones. 29 Y aun sobre vuestros siervos y siervas derramaré mi espíritu en aquellos días; 30 y haré prodigios en el cielo, y pondré en la tierra sangre y fuego y columnas (nubes) de humo. 31 Y se cubrirá de tinieblas el sol y de sangre la luna, antes que venga el día grande y terrible de Yave. 32 Y todo el que invocare el nombre de Yave será salvo, porque en el monte de Sión y en Jerusalén estará el resto de los salvados, como lo ha dicho Yave, y lo mismo será de los escapados llamados por Yave.” – Joel 2, 28-32.

El juicio de las gentes todas.

3 “1 Porque mirad, en esos días ‘ cumpliré yo la restauración de Judá y de Jerusalén, 2 y reuniré a todas las gentes y los llevaré al valle de Josafat, y discutiré con ellos la causa de mi pueblo y de mi heredad, Israel, que ellos dispersaron entre las naciones, repartiéndose mi tierra, 3 echando suerte sobre mi pueblo, dando un mozo por una prostituta y una doncella por vino que se bebían. * Y vosotros también. ¿Qué sois vosotros para mí, Tiro y Sidón, y todos los términos de la Filistea? ¿Es que queréis vengaros de mí? Pues en cuanto vosotros hagáis algo contra mí, yo haré recaer vuestra acción sobre vuestra cabeza. 6 Vosotros, que os llevásteis mi plata y mi oro, y metisteis mis tesoros en vuestros palacios; 6 que vendisteis los hijos de Judá y los hijos de Jerusalén a los hijos de los griegos, para que los llevasen lejos de su tierra, 7 veréis que yo los levantaré del lugar para donde los vendisteis y haré recaer vuestra acción sobre vuestra cabeza; 8 y venderé vuestros hijos y vuestras hijas a los hijos de Judá, para que¡ellos los vendan a los sábeos, nación apartada, dice Yave.” – Joel 3, 1-8.


Mons. León Meurin.

«(lucifer) … a fin de obtener de uno u otro modo la adoración de los hombres, que reclamó diciendo:

“Aquí se descubre la fuente envenenada de los errores y odios sobrenaturales que llenan el paganismo, tanto antiguo como moderno, igual que el alma de judío de la Kabala y del adepto a la Masonería, de una ira indescriptible contra Dios y los que creen en Él.”Filosofía de la Masonería, de Monseñor León Meurin (1893). Pág.15 .


Un saludo. Cuídense mucho.

La señal del genocidio cristiano ya está entre nosotros: La abolición del sacrificio perpetuo (Dn.9,27), que es la Misa Tridentina.

Enlaces relacionados

Los siete falsos Papas de Apocalipsis 17: 1º.Roncali, 2º.Montini, 3º.Luciani, 4º.Wojtyla, 5º.Ratzinger, 6º.BERGOGLIO y 7º, el anticristo.

Los pasaportes Covid ahora se pueden almacenar en un microchip e implantar debajo de la piel (Dic.2021).