El «caballero Kadosh» Cardenal Achille Liénart.

20 de febrero de 2021

En esta famosa foto de Life en el marco del Concilio Vaticano II, Liénart toma acuerdos con el ultraprogresista Agistín Bea (en hebreo Behar) y al fondo aparece el también hebreo Sergio Méndez Arceo, «Obispo» de Cuernavaca.


El «caballero Kadosh» Cardenal Achille Liénart (Parte I)

telegram.me/IstruzioneCattolica Istruzione Cattolica (gloria.tv)

Traducido por Google Translate

De especial interés es la figura del Cardenal Achille Lienart, 30º grado de la Francmasonería, «caballero Kadosh.»

– Para empezar a entender de qué estamos hablando, es mejor empezar por la cabeza, es decir preguntarse quiénes son los Caballeros Kadosh y el culto que practican. Luego nos ocuparemos de averiguar cómo la Iglesia ha anatematizado a lo largo de los siglos y en diversas ocasiones a las sectas masónicas con documentos magisteriales infalibles y por tanto “irreformables”. Luego verificaremos un excomulgado «ipso facto», «latae sententiae» puede ejercer funciones sacerdotales y si lo hace de todos modos, cuáles son las consecuencias para los infortunados «ordenados» y para los fieles incautos:

# # #

Por lo tanto, informamos del libro de Mons. Leon Meurin: «La francmasonería, sinagoga de satanás» la descripción detallada de este grado, al que nuestro «amigo» belga había sido dignamente elevado ya en 1924, 5 años antes de ser nombrado obispo. Evidentemente, la lectura no es sencilla ni fácil, debido a las numerosas citas de carácter cabalístico, esotérico, iniciático, pero … en todo caso, existe una idea comprensible de la «materia» para todos.

Caballero Kadosch – 30º grado.

(De: Mons. L. Meurin “Franco-Masonería: sinagoga de satanás – 1893)

La tercera Séphirah. Inteligencia.

– El gran elegido, caballero Kadosch, perfecto iniciado; caballero del águila blanca y negra.

– Después de su moralización, o más bien su desmoralización satánica, aún no le queda al hombre judaizado y endemoniado ser recibido en los grados más misteriosos que la sinagoga de satanás quiso ofrecer al Goim, a las «langostas» de la generación de Japhet. Allí nos resultará más difícil encontrar el hilo kabbalístico que nos ha guiado hasta aquí, no porque no lo podamos intuir, sino porque no se nos revela con la misma claridad que en los grados anteriores.

El grado 30 correspondiente al sephirah de «Inteligencia», debe tener una conexión con los grados 8 y 19, que también se encuentran en el tercero de los sephiroths superiores. En octavo grado, vemos el triángulo invertido con las tres letras Ja, Je, Ji, que se hacen mirar al neófito, invitándolo a luchar contra la «Intelectualidad con orden«, es decir, la Santa Fe. Hacia el grado 19 se le cuenta la historia del asalto del hebreo Eblis contra la Jerusalén celestial. En el grado 30 se abre abiertamente la batalla contra el Adonai bíblico, el «príncipe malo», es decir, el Dios de los cristianos. El hombre judeo-político, ya formado moralmente por la segunda tríada cabalística, ¡ahora está armado contra Adonai y libra una guerra abierta contra Dios! Absorto en las revelaciones que se le hacen sobre la caída de la Orden de los Templarios y la terrible venganza que la masonería se ha impuesto y a la que ha votado por la supresión de la orden, por lo que se hace retomar la adoración de el baphomet, Para resumir, el destinatario no tiene la facilidad para reflexionar sobre la gran importancia de la parte del ceremonial que se practica en la «sala limpia».

– El gran maestro le hace comprender que «nadie puede esperar ser introducido en el aeropago [Nota, diciconario: El palacio de justicia más antiguo de Atenas, en la Acrópolis. (Resumiendo: corrilo de jueces masones)] de los» kadosh knights «sin haberse sacrificado al objeto de su culto». El cortesano y la corte de su infernal majestad, luego de someterse a lucifer y arriar el estandarte frente a su imagen, el baphomet, recibe al 30 ° grado la orden de adorarlo y ofrecerle, de rodillas, el sacrificio de incienso perfumado. En el «santuario del kadosch», la habitación blanca, iluminada por una gran y macabra luz azulada emitida por el alcohol del vino, se ve sobre el altar, en una «gloria», un inmenso triángulo invertido, que sostiene suspendido de la punta un águila con dos cabezas de tamaño natural, mitad blanca y mitad negra, con las alas extendidas y una espada en las garras. El gran sacrificador está solo en esta sala, sentado frente al altar.

Le pregunta al presentador: «… mi hermano caballero, ¿a quién lideras?»

– Respuesta: «Es un gran caballero escocés de San Andrés de Escocia, que poseyendo todas las virtudes de un sabio (adquiridas en los grados 27, 28 y 29) desea entrar en el» templo de la Sabiduría «. ¡Quita su velo negro al postulante!

– «El sacrificador: «¡Mortal, postrado! » El gran introductor hace que el postulante tome un poco de incienso, lo derrame sobre el fuego y lo haga arrodillarse ”. El gran sacrificador pronuncia entonces la siguiente oración dirigida a lucifer: “Oh sabiduría omnipotente (Shaddai), objeto de nuestra adoración, es a ti a quien invocamos en este momento. Causa y soberano del universo, razón eterna, luz del espíritu, ley de los corazones, ¡qué augusto y sagrado es tu culto sublime! … «

– El recipiente todavía vierte incienso en el frasco de sacrificio. El sacrificador dice: «Levántate y sigue tu camino».

– El hombre judaizado se incorpora a los sacerdotes sacrificadores de lucifer. Está santificado, se ha convertido en santo, «kadosh». Como tal, tiene el derecho de cometer incluso asesinatos en honor al gran arquitecto del universo y su iglesia masónica. En un camerino pintado de negro, después de haberle vedado los ojos, tiene clavada su daga en el corazón de lo que asegura es un traidor a la orden. En realidad, es un carnero amordazado al que se le ha afeitado el lado izquierdo. El destinatario tiene que tocarlo, para estar seguro del latido del corazón de un hombre estrangulado, antes de golpearlo. Al no ser educado sobre esta sustitución de un animal por un hombre, ¡comete, no materialmente, sino formalmente, un asesinato! Tras este sangriento juicio, el aspirante es conducido al Senado, el consejo político de Kadosch en la cuarta cámara. Todavía queda, bajo el trono, el triángulo invertido del que cuelga el águila blanca y negra, pero aquí, alrededor del cuello, lleva una cinta blanca y negra a la que está atada una triple cruz patriarcal, correspondiente a la tiara «triregno ”De los Papas. Al oeste, sobre una pirámide, hay un mausoleo con una urna funeraria (de Jacques Molay), una corona (de Felipe el Hermoso) y una tiara (de Clemente V): pero los cráneos ya no están allí. Es inútil describir la ceremonia política sobre Jacques Molay; no necesita aclaración.

– La misteriosa escalera regresa, y el aspirante se ve obligado a subir por un lado para descender por el otro. Las banales explicaciones que se dan de las palabras hebreas y los nombres de las ciencias inscritas en las siete marcas a cada lado de la escala no merecerían nuestra atención si Tuileur no diera una variante en la que la palabra final es blasfema y sangrienta vigía. Es suficiente para nosotros haber indicado este detalle que tiene poca conexión con la cábala judía. El verdadero significado de la «escalera misteriosa» de siete peldaños que, por su forma, recuerda al delta o triángulo, no es en absoluto lo que dice Rangon, por un lado moralidad, y por otro ciencia, ya que deben ayudar a cada uno. otro; se encuentra en lo que cuenta Clavel en su Historia de la francmasonería (3ª ed., p. 352), donde cita el cuento árabe que tiene por título: Historia de Habib y Doratilgoase: «el caballero levanta un gran velo detrás que son los siete mares y las siete islas que hay que cruzar antes de llegar a Medinazilbalor, la ciudad de cristal, Tebas o la mística Jerusalén. Estas islas (las siete afortunadas islas de Lucien, los siete grados de la escala de la magia, las siete estaciones planetarias situadas en el camino a Ames que regresan a este mundo de miseria a la luz etérea de Ormazd, su verdadera patria) se distinguen por el nombre de los siete colores; y dado que las insignias blancas no han cambiado para el primer grado, la primera isla, que debe conquistar Harib, es la isla blanca. Pero antes de alcanzarlo, hay que someterse a la prueba de los elementos. Si el héroe se mantiene inflexible, es por la ayuda del filósofo Rey y la palabra sagrada que está grabada allí «. pero la misma escala se encuentra en los Misterios de Mithra. Para representar la purificación de las almas por su paso a través de las estrellas, «se hizo subir al aspirante una especie de escalera, por la cual había siete puertas y una octava más arriba». La primera puerta estaba hecha de plomo y se atribuyó a Saturno. El segundo hecho de estaño estaba destinado a Venus; el tercer bronce, a Júpiter; el cuarto, de hierro, a Mercurio; el quinto, de una mezcla de metales, a Marte; la sexta en plata, a la Luna, y la séptima, en oro, al Sol. La octava puerta era la de las estrellas fijas, residencia de la luz increada y meta final, por la cual las almas tenían que luchar «(Clavel, p. .323). Todavía es en la cábala donde debemos buscar el origen de esta misteriosa escala de siete grados. En su doctrina, el espíritu humano surge de la Sabiduría. La Sabiduría suprema, también llamada el Edén celestial, es el único origen del espíritu; el alma proviene de la belleza de séphirah, y el espíritu animal del alma. El alma toma dolorosamente el camino de la tierra y desciende entre nosotros «(Zohar, Franck, p. 181). El alma está iluminada por la luz del espíritu, de la que depende enteramente. Después de la muerte no tiene descanso; las puertas del Edén no se le abrirán hasta que el espíritu se haya elevado hacia su fuente, hacia el anciano de los antiguos, para llenarse de él por la eternidad; porque… todo espíritu vuelve a su fuente ”(Ib. p. 175). El alma no abandona la tierra hasta que la «reina» se une a ella para introducirla en el palacio del «rey» donde morará para siempre.» (Ibid. P. 178). Ahora descendiendo de» Sabiduría «, el espíritu debe pasar por la «Inteligencia», los tres sephiroth morales y los tres sephiroth físicos; al ascender, debe pasar por los mismos siete «siete sephiroth» para volver a entrar al Edén. Este es el origen de la «escalera misteriosa» que el aspirante debe ascender para alcanzar el grado 31, la sephirah «Sabiduría». La cábala judía explica casi todos los misterios del paganismo y la magia. Con ella los judíos nos gobiernan. En la tumba de Saint-Jacques (Molay) el candidato pronuncia de nuevo cuatro maldiciones, pero antes de eso se le ordena que agarre la corona y la tiara y las pisotee con los pies.

– Se subraya con este acto que la venganza de la orden ya no debe recaer sobre Felipe el Hermoso y Clemente V, fallecidos desde hace varios siglos, sino sobre «quién por derecho», es decir, sobre los sucesores en el cargo pontificio. y con dignidad real.

– Pregunta: ¿Qué te pisaron los pies?

– Respuesta: «De coronas reales y tiaras papales» (p. 386).

Después de los buenos deseos, el aspirante es consagrado Kadosch, el perfecto Iniciado, caballero del águila blanca y negra, que significa: «sacerdote del» buen príncipe hermafrodita «, » sacrificador de lucifer «.

Pregunta: «¿por qué somos Kadosch?»

Respuesta: «Luchar hasta el amargo final y sin cesar toda injusticia, toda opresión, ya sea de Dios, del rey o del pueblo«.

Pregunta: «¿En virtud de qué derecho

Respuesta: «Mischtar, del gobierno (de la orden)».

Pregunta: «¿Qué es un Kadosch perfecto?»

Respuesta: «Quien ha hecho un juramento irrevocable de defender, codo con codo, los principios del orden, de defender codo con codo la causa de la Verdad y la Humanidad contra cualquier autoridad usurpada, abusiva o irregular, sea política o militar. , o religiosos, y para castigar sin piedad a los traidores de la orden”. El colmo del odio satánico contra Dios está bien expresado por el gesto simbólico del Kadosch, durante su banquete de bebida, en el sexto brindis, la daga se sumerge en la copa de vino tinto; mientras gotean las gotas que aparecen en la sangre, todos gritamos juntos: “Deus sanctus, Nokem;» ¡Santo Dios [lucifer], venganza!». Después de beber, lanza su daga hacia el cielo gritando: Nekam, Adonai; «¡Venganza! ¡Adonai!» ¡Venganza contra ti, Dios de los cristianos, venganza por todo el mal infligido a Lucifer! Se lleva una bebida inflamable al séptimo brindis; la llama se enciende y, a la siniestra luz de las llamas azuladas del espíritu del vino, los sacerdotes de satanás blanden la daga contra el cielo, cantan su canción de Kadosch y terminan de repetir su invocación a lucifer: «¡Dios santo, venganza! » y su desafío a Dios: ¡venganza Adonai! «

– La daga se vuelve a colocar en su lugar, y el gran maestro dice: Phagal-khol, lo ha destruido todo; los asistentes responden: «Pharas-khol», lo ha aplastado todo. Y se acabó la siniestra fiesta del aeropago.

Salmos. II. (Enlace)

1 ¿Por qué se amotinan las gentes, | y trazan las naciones planes vanos?
2 Se reúnen los reyes de la tierra | y a una se confabulan los príncipes, | contra Yave y contra su ungido.
3 «Rompamos sus coyundas, | lejos de nosotros arrojemos sus ataduras.»
4 El que mora en los cielos se ríe, | Yave se burla de ellos.
5 A su tiempo les hablará en su ira | y los consternará en su furor.
6 Y yo, yo por él he sido constituido rey | sobre Sión, su monte santo.
7 Voy a promulgar su decreto: | Yave me ha dicho:
8 «Tú eres mi hijo, hoy te he engendrado yo. | Pídeme y haré de las gentes tu heredad, | te daré en posesión los confines de la tierra.
9 Podrás regirlos con cetro de hierro, | romperlos como vasija de alfarero.»
10 Ahora, pues, ¡oh reyes!, obrad prudentemente. | Dejaos» persuadir, rectores todos de la tierra.
11 Servid a Yave con temor | servidle con temblor.
12 No se aíre y caigáis en la ruina, | pues se inflama de pronto su ira. | ¡Venturosos los que a él se acogen!

[Nota mía: En esta cita de las Sagradas Escrituras, Dios se dirige usando la misma escala de valores y el mismo lenguaje de sus enemigos para ser mejor entendido por ellos. Los amantes de lucifer tienen una concepción de la realidad en la que sienten de manera guerrera y eugenésica, donde la ley del más fuerte y hábil prevalece. | Dios trata de recuperarles en el propio idioma de ellos.]

Resumiendo este grado para encontrar el Sephirah de Inteligencia, vemos al candidato escribiendo y firmando, en la habitación negra, la solicitud de admisión al más alto nivel de conocimiento, a pesar de su persuasión de que se encuentra en una esfera sobrenatural y diabólica. En este alegato, encontramos un nuevo pacto con el que se compromete, con plena conciencia, a seguir adelante por el rudo camino. Lo seguiremos hasta la bóveda del sepulcro, donde comete, con pleno conocimiento de los hechos, un simbólico asesinato sobre las cabezas del Papa y del rey.

– En la habitación azul, el segundo, entra en el «templo de la Sabiduría» y ofrece, de rodillas, su sacrificio al ángel de la luz; ¡un acto más de demonolatría! En la habitación azul se decreta que el aspirante debe «seguir su destino». ¿Qué destino? De tener que cometer un asesinato real, si no material, al menos formal en el camerino negro. Finalmente, en la habitación roja, sube la misteriosa escalera de siete peldaños, la número siete que muchas veces vuelve a este grado, y en todas las ocasiones cuando se trata de malos espíritus, nos recuerda a los siete «daevas» de los Zoroastrianos de los que hemos hablado anteriormente. Los iniciados de la magia, entre los persas, subieron una misteriosa escalera absolutamente similar a los siete escalones dobles. El neófito se cuenta, en ascenso, con los siete coros de demonios, ya que, en su admisión al coro de lucifer, fue incorporado a las sílfides y querubines. Tendríamos que escribir un libro sobre los siete coros de espíritus. Aquí es suficiente notar el progreso realizado por el candidato en la asimilación con el ángel de luz. Recibió el don de la inteligencia; comprendió el interior del «patio» que se le había abierto en el grado 27.

– De nuevo esta importante nota: en este grado, el águila bicéfala aún no lleva la «corona», si debemos creer la representación que da León Taxil.

El caballero kadosh, por lo tanto, es una persona que con un juramento solemne e irrevocable ofrece incienso a satanás, glorifica a lucifer con invocaciones, comete un asesinato ritual, formal o en ocasión material, sube la escalera de siete escalones, según un gnóstico ritual de magia pagana, pisotea la corona y la Tiara, símbolo del papado, jura odio contra Dios y la religión cristiana, brinda con una daga hacia el cielo gritando «Deus sanctus, nokem», es decir: santo dios [lucifer] venganza ! » y «Adonai, nokem»: «¡Venganza Adonai»!

El cardenal Achille Lienart, en 1924 fue consagrado «caballero kadosh», grado 30 de la masonería, «sacrificador de lucifer», «iniciado perfecto», «caballero del águila blanca y negra», que significa: «sacerdote del buen príncipe hermafrodita». Una buena «línea de meta» ¡sin duda! Esta es la raíz oculta del tradicionalismo pseudocatólico decapitado: ¡“Adonai nokem”!

(Continúa…)

Durante el Concilio Vaticano II (1962-1965), el arzobispo Marcel-Marie Dubois hablando con el cardenal Achille Liénart.


El «caballero Kadosh» Cardenal Achille Liénart (Parte II)

telegram.me/IstruzioneCattolica Istruzione Cattolica (gloria.tv)

Traducido por sededelasabiduria.es

En marzo de 1976, la revista tradicional católica italiana Chiesa Viva n. 51, publicó información sobre el tiempo de pertenencia secreta a la masonería por parte del cardenal Achille Liénart, quien había mantenido un alto perfil como líder liberal inspirando el Concilio masónico del Vaticano II, y fue identificado por un antiguo masón como adorador de satanás y un luciferino. 

– En el momento de su muerte, en 1970, Liénart, aparentemente impenitente, se manifestó por haberse jactado de que: «humanamente hablando, la Iglesia Católica está muerta». ¡Él bien sabía por qué! Si alguien piensa que estas son acusaciones sin fundamento, calumnias libres, sacadas por algunos bromistas con ganas de represalias personales, obviamente no conoce, o finge no saber nada de la figura del Padre Luigi Villa, el único sacerdote de la Iglesia católica que ha recibido de un Sumo Pontífice, SS Pío XII, a través del santo fraile Pio da Pietrelcina, la tarea de expulsar a los adeptos de la masonería infiltrados en la Iglesia Católica para desestabilizarla y finalmente para destruirla. El sacerdote de Brescia ha trabajado bien en este sentido y su gran trabajo, evidentemente mal digerido por los informes de pertenencia y obediencia, es bien conocido en todo el mundo. De hecho, los artículos de su revista «Chiesa Viva» nacieron de información reflexiva, prudente y bien documentada. A quienes deseen cuestionarnos sobre este punto, les recomendamos cambiar de interlocutores y contactar directamente a los colaboradores del Padre Luigi Villa, ya que él ha fallecido. Su santidad Pío XII, a través del santo fraile Pio de Pietrelcina, la tarea de desalojar a los adeptos de la mampostería se infiltraron en la Iglesia católica para desestabilizarla y finalmente destruirla

Achille Liénart

A continuación se muestra una lista cronológica de eventos significativos en la vida de Achille Liénart, informada en el Boletín n.72 del difunto Hugo Maria Kellner, Ph.D., 9 Iroquois Road, Caledonia, NY, julio de 1977

Nació en Lille, Francia …………………… ..2-7-1884 

Sacerdote ordenado. ………………………. 29 – 6 -1907 

Ingresó a la logia masónica en Cambrai ………………… el 15 de octubre 1912 

Se convirtió en «Visitante» en la masonería del siglo XVIII. Cav. Rosa + Cruz, .. …. 1919 

llegó al grado 30. Kadosh ……………… 1924 

“Obispo” consagrado ………………………… 12 – 8-1928 

“Cardenal” creado por el Papa Pío XI… .. …… .. 6 – 30-1930

Nota: entrecomillamos “obispo” porque por bula “in eminénti apostolátus spécula”, se condena con excomunión ipso facto, sin necesidad de declaración de la Iglesia,  a los que han dado su nombre a sociedades masónicas, cuya absolución está reservada al Sumo Pontífice salvo en artículo de muerte, lo que supone una irregularidad para recibir la plenitud del sacerdocio, además de la duda positiva que recae sobre la intención interna Lienart, lo que podría hacer no sólo ilegítima, sino inválida la recepción del episcopado, y por lo tanto, todos los sacramentos por él intentados, incluido el orden sacerdotal conferido a otros y el episcopado a terceros.

El 18 de septiembre de 1947, S.E.R. Marcel Lefebvre (cuarto de izq. a der.) es consagrado obispo en Tourcoting (Lille, Francia), por el Cardenal Liénart (segundo de izq. a der.).

Grado 30: Caballero Kadosh

Consagrado obispo, Liénart había sido miembro de la logia masónica, y 4 años antes había alcanzado el grado 30, el de caballero kadosh, el primer nivel en el que los iniciados son informados en detalle sobre los verdaderos objetivos de la masonería, como ya se informó y de acuerdo con lo que Albert Pike, el pontífice supremo de la masonería universal de la época admitió:

«A la gente común debemos decir:» adoramos a un «dios», pero un dios que se adora sin superstición. A ustedes, grandes inspectores soberanos, les decimos lo que se puede repetir a los hermanos de los grados 32, 31 y 30: todos los iniciados de los grados altos debemos mantener la religión masónica en la «pureza de la doctrina de lucifer». Si Lucifer no era Dios, sino solo Adonay, el Dios de los cristianos, cuyas obras revelan su crueldad. ¿La perfidia y el odio del hombre, su barbaridad y repulsión por la ciencia, Adonay y sus sacerdotes lo calumniarían? Sí, lucifer es dios, y desafortunadamente Adonay también es Dios. La filosofía religiosa en su pureza y verdad consiste en la creencia en lucifer, como Adonay «

(Albert Pike, citado en AC de la Rive: La Femme et l’Enfant dans la Franc-Maçonnerie Universelle, página 588.). 

– La cita anterior no representa especulación, pero es el testimonio, así como un manifiesto de intenciones, de un exponente masónico cuyas credenciales son indiscutibles. Albert Pike (1809-1891) fue el sumo sacerdote estadounidense de la masonería. En 1859, Pike fue elegido Soberano Gran Comandante del Consejo Supremo del Sur, del Antiguo y Aceptado Rito Escocés, y más tarde se convirtió en Gran Maestro Provincial de la Gran Logia de la Real Orden de Escocia en los Estados Unidos, y fue miembro honorario de casi todos los Consejos Supremos del mundo. En 1871, publicó su infame «Morale e Dogma», un compendio de filosofía masónica, terminología, procedimientos, rituales, simbolismo e historia. 

– A la luz de las admisiones de Pike y de lo que ya se ha informado en el artículo anterior del libro de Leon Meurin «Franc-Maçonerie, la sinagoga de Satanás», podemos creer que Liénart era un «luciferino» y «convencido» durante cuatro años. Antes de su consagración episcopal. De hecho, incluso las revelaciones más precisas sobre el siniestro «fondo» de Liénart fueron publicadas en 1970 por el Marqués de la Franquicia, en su libro: «La pontificia infalibilidad», que por primera vez se presentó a la atención de los católicos angloparlantes por el mencionado Dr. Hugo M. Kellner. Ahora citamos, del párrafo del libro del Marqués, presentado por el Dr. Kellner en el Boletín No. 72, el comentario introductorio del médico: «El nombre completo del autor es André Henri Jean, Marqués de la Franquicia. El marqués es un secretario pontificio, Chamberlain, que vive en Luçon, Vendea, Francia, y es reconocido como un conocido historiador con experiencia específica en el campo de la penetración de la Jerarquía católica en Francia, y de las actividades masónicas del Cardenal Rampolla, tales como Su libro mencionado anteriormente demuestra. El libro revela la actitud «tradicionalista» del autor.

– «El marqués escribe, como se indica correctamente en» Chiesa viva «, del cardenal Liénart en las páginas 80 y 81 de su libro. En la página 80 dice que Liénart fue un satanista que participó en las «misas negras«. Después de la descripción del papel bien conocido en apoyo del modernismo [la suma de todas las herejías sec. S. Pio X] que jugó en la inauguración del Vaticano II, condenado prematuramente por la Bula «Execrabilis» de Pío II, y de la cual el autor dice que obtuvo, en ese momento, información exacta sobre  lo que ocurría por orden de poder Oculto, escribe: «Esta actitud del cardenal no podía sorprender a los que sabían que pertenecía a las logias masónicas-luciferinas». Esta fue la razón por la que el autor de este estudio siempre se ha negado a acompañar al cardenal Liénart en las ceremonias oficiales como secretario de Chamberlain. 

«‘El Cardenal había sido iniciado en una logia en Cambrai, cuyo Venerable Hermano era Debierre. Por lo general, asistía a un albergue en Cambrai, tres en Lille, uno en Valenciennes y dos en París, uno de los cuales estaba compuesto en particular por parlamentarios. En el año 1919 fue designado como «Visiteur» (grado 18 °), luego, en 1924, se convirtió en el grado 30. El futuro «cardenal» se reunió en el albergue el «Hermano» Debierre y Roger Solengro. Debierre fue uno de los informadores del cardenal Gasparri, quien también había sido iniciado en América, y del cardenal Hartmann, arzobispo de Colonia, un «hermano» Rosa + croce.

– «¡Se le dio a conocer en Lourdes a un ex francmasón que, el 19 de julio de 1932, había sido curado milagrosamente de una herida supurada en su pie izquierdo durante catorce años! Una curación reconocida por la Oficina de Verificación. Este milagroso caballero, el Sr. B. …, nos dijo que en los días en que asistió a una logia de Lucifer, se reunió con el Cardenal [Liénart] a quien reconoció, quedándose estupefacto. ‘»

– Liénart naturalmente habría caído en una apostasía cada vez más profunda de la fe, en los doce años transcurridos desde el día en que prestó juramento y se sometió a las obligaciones de la Francmasonería en 1912- una irregularidad para recibir las órdenes mayores, según el C.I.C.- . Además, estaría necesariamente dedicado al derrocamiento de la Iglesia, al menos desde el momento de su aceptación del grado 30, el de «Caballero Kadosh» examinado anteriormente, en 1924, cuatro años antes de su «consagración» como obispo. En vista de lo anterior, ¡Parece ser más que razonable dudar de las intenciones de Achille Liénart en recibir las órdenes episcopales asumidas en el momento de su consagración de una manera absolutamente sacrílega y usurpando la jurisdicción

– Es obviamente imposible exagerar la importancia de la correcta intención de invalidar la recepción del sacramento de la Orden, que por un contrario hace nulo el sacramento . En este sentido, la Iglesia enseña: «Cualquier hombre bautizado que tenga la intención de recibir el Sacramento [de las órdenes sacerdotales o episcopales] puede hacerlo válidamente» (William E. Addis y Thomas Arnold, «Diccionario Católico», página 627, 1885). Uno de los principales medios por los cuales la «logia» siempre ha tratado de destruir a la Iglesia fue invalidar sus sacramentos y hacerlos sacrilegios, ¡»la abominación ante los ojos de Dios»! Este hecho se estableció definitivamente en la obra clásica, «El cuerpo místico de Cristo y la reorganización de la sociedad» (1943), de Fr. Denis Fahey, CSSp., Que fue una de las principales autoridades y estudioso de la masonería durante el siglo XX. Por lo tanto, cualquier orden hecha por Liénart puede considerarse cuestionable [nula o, peor aún, sacrilegio], por dos razones: por las órdenes episcopales propias de Liénart y luego por su intención no correcta de administrar los Sacramentos de la Iglesia

Confirmación de la Bula «Ex cum Apostolatus officio«

Nunca olvidemos al mismo tiempo la Bula de Pablo IV «Ex cum Apostolatus officio«, confirmada en su totalidad por San Pío V, en el que se dice que: 

«Previniendo el Magisterio de error , debido al cargo del apostolado que Dios nos ha confiado, aunque con méritos inadecuados, nos incumbe tener cuidado general del rebaño del Señor. Y porque por esta razón, estamos obligados a velar diligentemente por la custodia fiel y por su salvación y diligentemente proporcionarnos como un Pastor vigilante, rechazar a aquellos que, en nuestro tiempo, son inducidos por sus pecados por el redil de Cristo. Inclinándose más allá de lo lícito en su prudencia, se levantan contra la disciplina de la verdadera ortodoxia y al pervertir el modo de entender las Santas Escrituras, mediante inventos ficticios, tratan de separar la unidad de la Iglesia Católica y la túnica inconsciente del Señor, y así Los que han desdeñado a ser discípulos de la verdad no pueden continuar en el magisterio del error.

1 – Propósito de la Constitución: Remover los lobos del rebaño de Cristo. 

 Nosotros, creemos que tal asunto es tan serio y peligroso que el Romano Pontífice, quien actúa en la tierra como Vicario de Dios y de Nuestro Señor Jesucristo y ha tenido pleno poder sobre todos los pueblos y reinos, y todos juzgan sin ser juzgado por nadie, si se reconoce que se ha desviado de la fe, se lo puede reprochar (es posible que tenga un devius fide, redargui ), y que cuanto mayor sea el peligro, más diligentemente y de forma completa se debe proporcionar, con el propósito de para prevenir falsos profetas u otros las personas investidas con jurisdicción secular pueden atrapar de manera miserable almas simples y llevar consigo a la perdición y la muerte eterna a innumerables pueblos, confiados a su cuidado y gobierno para necesidades espirituales o temporales; ni sucede en ningún momento ver en el lugar santo la abominación desoladora predicha por el profeta Daniel, tan ansiosos como estamos, en la medida de lo posible con la ayuda de Dios y nuestro deber como Pastor nos impone capturar a los zorros. ocupado destruyendo la viña del Señor y manteniendo a los lobos alejados de las ovejas, para no parecer perros mudos que no tienen ganas de ladrar, para evitar ser condenados por malos agricultores o para ser asimilados a un mercenario. 

2 – Aprobación y renovación de sanciones anteriores contra los herejes

Después de un examen minucioso de esta pregunta con nuestros venerables hermanos, los cardenales de la Santa Iglesia Romana, con su opinión y consentimiento unánime, nosotros, con autoridad apostólica, aprobamos y renovamos todas y cada una, las sentencias, las censuras y los castigos de excomunión, la suspensión, interdicción y privación, de cualquier manera pronunciada y promulgada contra herejes y cismáticos por cualquiera de los Romanos Pontífices, nuestros predecesores o que existan en su nombre, incluidas sus cartas no recogidas, o por los Concilios sagrados recibidos por la Iglesia de Dios, o por decretos de los Santos Padres, o de los cánones sagrados, o de las Constituciones y Ordenanzas Apostólicas, y deseamos y decretamos que se cumplan a perpetuidad y que vuelvan a su observancia actual cuando sea por casualidad en desuso, pero que tengan que estar vigentes;además, incurrir en los juicios, quejas y sanciones antes mencionados a todos aquellos que, hasta ahora, han sido sorprendidos o confesados ​​o han sido convencidos o de haberse desviado de la fe , o haber caído en una herejía, o incurrido en un cisma, por haberlos promovido o cometido, de cualquier estado (estado uniuscuiusque), grado, orden, condición y preeminencia de que gozan, incluso si el episcopal (etiam episcopali) ), arzobispal, primacial o de otra dignidad mayor (aut alia maiori eclesiástica eclesiástica) como el honor del cardenalato o la comisión (munus) de la legación de la Sede Apostólica en cualquier lugar, tanto perpetuo como temporal; cuánto brilla con autoridad y excelencia mundana como el comité, el baronial, el marqués, el ducal, el real o el imperial. 

3 – Sobre las sanciones que se impondrán a la jerarquía desviada por la fe. Ley y definición doctrinal: privación «ipso facto» de cargos eclesiásticos. 

No menos importante considerando que aquellos que no se abstienen del mal por el bien de la virtud merecen ser distraídos por temor al castigo y los obispos, arzobispos, patriarcas, primates, cardenales, legados, condes, barones, marqueses, duques, reyes y emperadores, que deben instruir a otros y dar un buen ejemplo para mantenerlos en la fe católica, evitando el pecado más gravemente que otros, porque no solo se condicionan a sí mismos, sino que se arrastran con ellos a la destrucción en el abismo de la muerte de otros innumerables pueblos. encomendados a su cuidado o gobierno, o sometidos de otra manera a ellos; Nosotros, en un aviso y consentimiento similar (de los cardenales) con nuestra Constitución válida a perpetuidad (» perpetuum valitura»), en el odio de un crimen tan grave, en relación con el cual nadie más puede ser más serio y pernicioso en la Iglesia de Dios, en la plenitud del poder apostólico (» De Apostolica potestatis plenitudine» ), sancionamos, establecemos, decretamos y definimos (» et definimus «), que las sentencias, censuras y sanciones mencionadas anteriormente se mantienen en su fuerza y ​​eficacia y producen sus efectos, para todos y cada uno (» omnes et singuli «) de obispos, arzobispos, patriarcas, primates, cardenales, legados, condes, barones, marqueses, duques, reyes y emperadores que, como se estableció hasta ahora, han sido capturados en el acto, o confesados ​​o han sido convencido de haberse desviado de la fe o haber caído en una herejía o haber incurrido en un cisma por haberlo promovido o cometido, o aquellos que en el futuro están atrapados en el hecho de haberse desviado de la fe o haber caído en la herejía o incurrido en un cisma, por haberlo despertado o cometido, tanto si lo confiesan como si estuvieran convencidos de ello, ya que tales crímenes los hacen más inexcusables que los otros, además de las sentencias, censuras y sanciones mencionadas anteriormente, también son ( sint etiam ),para el mismo hecho (eo ipso) y «sin la necesidad de ningún otro procedimiento» de derecho o de hecho, (absque aliquo iuris aut facti minister) total y totalmente a perpetuidad («penitus et in totum perpetuo privacies») de sus Órdenes ,de sus iglesias catedrales, incluso metropolitanas, patriarcales y primaciales, de su dignidad cardinal y de todos los oficios de Legado, así como de todas las voces activas y pasivas y de todas las autoridades, así como de los monasterios, los beneficios y los despachos eclesiásticos (“ et officiis ecclesiasticis «) con o sin cuidado de las almas, ya sean seculares o regulares de cualquier orden que hayan obtenido para cualquier concesión o dispensación apostólica, u otros como titulares, elogiados, administradores o de cualquier otra forma y en los que se hayan beneficiado de algún derecho, aunque también serán privados de todos los frutos, rentas y ganancias anuales reservadas y asignadas a ellos, también condados, baronías, marquesados, ducados, reinos e imperios; además, todos estos serán considerados incapacitados e incapacitados ( habitables e incapacitados ) para funciones tales como » reincidentes» [rebeldes – nr. -] y de los subversivos en todos y para todos ( en ómnibus et per omnia ), por lo que, incluso antes de abjurar en juicio público tales herejías «,nunca, y en ningún momento pueden ser devueltos, remitidos, reintegrados y rehabilitados en su estado primitivo «en las catedrales, iglesias metropolitanas, patriarcales y primaciales o en la dignidad del Cardinalato o en cualquier otra dignidad mayor o menor» ( aut quamvis aliam maiorem vel menor) dignitatem «) en su voz activa o pasiva, en su autoridad, en sus monasterios y beneficios o en su condado, baronía, marquisado, ducado, reino e imperio; por el contrario, que sean abandonados a la voluntad del poder secular que reclama el derecho de castigarlos, a menos que al mostrar los signos del verdadero arrepentimiento y los frutos de la penitencia debida por la benignidad y la clemencia de la Sede, no sean relegados a algún monasterio u otro lugar sujeto a gobierno para entregarse a perpetua penitencia con el pan del dolor y el agua de la aflicción. 

Serán considerados como tales (rebeldes y subversivos) por todos, cualquiera que sea su estado, grado, condición y preeminencia, y de cualquier dignidad, incluso episcopal, arzobispal, patriarcal, primacial o de otro tipo eclesiástico incluso cardenal, de esta especie se debe evitar (evitar) y excluir de cualquier consuelo humano «[» Vitandi «-ndp.] .-


Nietos «sacramentales» del masón caballero Kadosh Lienart.

Nunca hemos leído nada más claro, exhaustivo y autoritario, sin ninguna posibilidad de repetición. Por lo tanto, es una gran excomunión, ipso facto, con el nombre expreso «vitando», ¡el peor que se puede pronunciar! También veremos más adelante las penas canónicas impuestas por estos crímenes contra la fe, el Espíritu Santo: verdad cuestionada, obstinación e impenitencia final. 

– «Otros argumentan que incluso si ésta fuera la condición de Lienart, sus personas consagradas no se quedarían sin la ordenación episcopal porque esto estaba asegurado por la presencia, en el momento de su consagración, de dos obispos co-consagrados junto con Liénart. Sin embargo, si un Obispo que se consagra no es previamente un Sacerdote, no puede ser Obispo consagrado. La verdadera esencia de la Consagración Episcopal se expresa en las palabras sacramentales, que confieren «la plenitud del sacerdocio». Así, ha sido afirmada por la abrumadora mayoría de las opiniones teológicas y durante mucho tiempo ha sido habitual en la Iglesia, que la posesión de órdenes sacerdotales válidas es un requisito indispensable e indispensable para la elevación al oficio de obispo Santo Tomás escribe sobre esto: «El poder episcopal depende del poder sacerdotal, ya que nadie puede recibir el poder episcopal si aún no tiene el poder sacerdotal. Por lo tanto, el episcopado no es una Orden «(Summa Theologica, Supp. 40, 5). 

– Por lo tanto, ¿no sería correcto cuestionar las órdenes episcopales de los «consagrados del caballero? … sí, así como es correcto desconfiar de cualquier sacramento incierto, o presunto sacrilegio, como en el caso de la llamada «nueva misa», en la que los frutos del trabajo del hombre se ofrecen al «señor del universo» 

– Estas preguntas son quizás demasiado difíciles de evaluar para aquellos que han depositado todas sus esperanzas en capellanes, institutos, sociedades «tradicionalistas» de «sacerdotes» que han pasado a primer plano, como los salvadores de los residuos fieles, a través del apoyo de una campaña sabiamente orquestada y preparada por los opositores de la Iglesia. Si tal escenario parece demasiado horripilante para admitir que Dios lo permite, considere esto: el Papa León XIII declaró inválidas las Órdenes Anglicanas debido a que «mala intención «, 350 años después de su introducción por la Iglesia de InglaterraMillones de almas durante muchas generaciones han sido influenciadas negativamente antes de que Roma expresara un juicio definitivo sobre el asunto. De la misma manera, las ordenaciones sacerdotales puestas en marcha con el rito de ordenación de la contra-iglesia «conciliar», (una copia del rito anglicano, y en algunos aspectos aún peor), en uso hoy, ciertamente requerirán una declaración radical de nulidad por parte de la «verdadera» iglesia católica

– Algunos argumentan que, dado que la Iglesia siempre ha aceptado las órdenes conferidas por el Mason Talleyrand, incluso las de Liénart deben ser reconocidas. Pero todo esto es falso, como puede demostrarse fácilmente: Talleyrand, fue consagrado obispo de Autun, en Francia, en 1789, El mismo año de la revolución francesa. Inicialmente se opuso a la revuelta porque había «desmembrado a Francia», pero dos años más tarde.

– Sin embargo Lienart era grado 30 de la masonería antes de ser “obispo”-, capituló ante el movimiento democrático, y aprobó públicamente la «constitución civil revolucionaria del clero», que llevó a la confiscación de su sede en 1791, y la excomunión de Roma, luego revocado debido a su arrepentimiento en su lecho de muerte.  Talleyrand, quien también está acusado de haber alcanzado los niveles más bajos de la francmasonería– Lieneart los más altos, ya luciferinos-, había consagrado a varios obispos, que sin embargo fueron reconocidos por el Vaticano. Ni antes ni después de su propia Consagración, se señaló que Talleyrand había intentado alguna vez realizar un «drama» con ropas episcopales, para favorecer el derrocamiento de la Iglesia, pero sus acciones fueron en todo caso a la luz del sol y fueron motivados por el mero oportunismo. En lugar de ser un «agente secreto» unido a los enemigos de la Iglesia, Talleyrand era un oportunista consumado que se cambió de sombreros como mejor se adaptaba a sus ambiciones políticas, y luego se retractó de sus errores en su lecho de muerte. Su oficio de obispo se ejercitó durante solo dos años, lo que le permitió tiempo solo para la introducción de un aprendiz de masón y luego para la consagración de obispos comunes. Así, los obispos consagrados por Talleyrand y sus co-consagradores (que no eran masones), se consideraron válidamente válidos porque ya habían sido ordenados «legítimamente» sacerdotes años antes, ya que nunca se les atribuyeron las deficiencias sacerdotales que habían sugerido su contraria.

– Por otro lado, entre un círculo muy amplio de católicos, la nulidad o ilegalidad eventual del clero de varias «fraternidades» o «institutos» se considera la mejor explicación para la inestabilidad de estos «sacerdotes» y la alta tasa de filtraciones del propio grupo, (como en la nueva «iglesia») «), o la transición de un grupo a otro. Involucrar escándalos, luchas internas, divisiones, acciones femeninas, causas destructivas de propiedad, calumnias y enajenaciones de buenas familias, disputas partidistas, procedimientos irregulares, sin contar las tendencias jansenistas, galicanas y falibilistas, son características de este cuerpo de «sacerdotes» de casi desde el comienzo de la actividad misionera de la sociedad, que comenzó a mediados de la década de 1970. Estos males, de los cuales se ven afectados invariablemente, generalmente se atribuyen a excesos «juveniles» o «capacitación deficiente». «Pero ahora es claramente evidente que hay algo mucho más profundo que estropeado e incorrecto en el clero de la sociedad: el sacrilegio flagrante

– Esto no es muy probable que sea un «golpe de suerte» o un «accidente», pero es probable que sea un golpe de «maestro» al enemigo, que, en la escena política, siempre ha intrigado a establecer su propia oposición falsa; una estratagema similar solo tendría sentido en la esfera eclesiástica. 

¿Qué debe hacer un católico durante esta terrible crisis? Primero, evite todo lo que sea cuestionable con respecto a los Sacramentos. El Papa Inocencio XI declaró que al conferir y recibir los Sacramentos, nunca se le permite al fiel adoptar una línea de conducta «probable» para su validez, abandonando a los más seguros. (Ver: Denzinger, # 1151; Teología moral y pastoral, Vol. 3, «Los sacramentos, el uso de opiniones probables», pág. 27). En segundo lugar, tener fe en el Dios Todopoderoso, que sabe todas las cosas y protege a su Iglesia del olvido a su manera y en su momento. Reza el rosario todos los días. Finalmente, ore al Cielo incesantemente para que, por el bien de los elegidos, estos días se acorten y la Iglesia vuelva a su verdadero esplendor, como lo desea Dios.

Fuente Gloria TV (traducido por sededelasabiduria.es).

https://gloria.tv/post/V8uAo23Grxz93PfpyJPFx7Afq https://sededelasabiduria.es/2019/05/01/el-cabellero-kadosh/


Comentario en el artículo traducido de sededelasabiduria.es

Federico mayo 7th, 2019 at 8:39 pm

EL RITO DEL CABALLERO KADOCH, según Chiessa Viva. Se puede ver en la página 13.
http://www.chiesaviva.com/giurare%20fedelta%20it.pdf

El ritual del 30° grado del Caballero Kadosch del R.E.A.A lo describe Chiessa Viva; es conocido también como el grado del odio y de la venganza. Este odio es el de Lucifer por haber sido “destronado” del poder absoluto que tenía sobre el hombre, antes del Sacrificio de Cristo en la Cruz que ha redimido a la humanidad.

En este ritual, el masón se arrodilla y quema incienso a Lucifer, comete un homicidio ritual, pisotea la Tiara papal, grita “odio a Dios” y, agitando el puñal contra el cielo, desafía a Dios con el grito: “Vendetta, Adonai!”

Antes del ritual, el Gran Sacrificio pronuncia la oración dirigida a Lucifer: «Oh sabiduría omnipotente, el objeto de nuestras adoraciones, eres tú quien en este momento invocamos. Causa Suprema del Universo, Razón Eterna, Lumen del Espíritu, Ley del Corazón, cuán alta y santa es tu adoración sublime». En el siguente grado, el 31°, se describe esta Sabiduría omnipotente: «Saber atar los pies y las manos de los usurpadores de los derechos del hombre (es decir la Iglesia de Cristo) y gobernar a los humanos y dominarlos mediante el secreto, que sustrae este gobierno oculto a los ojos del mundo profano». (Chiessa Viva, pag. 13).

Es claro que Lienart no podía tener intención de ordenar válidamente (porque ya había hecho el juramento descrito ante de ser obispo) sacerdote al hereje Lefebvre. Y se ve que ninguno de los obispos y sacerdotes ordenados por Lefebvre son sacerdotes válidos, ni tampoco son sacerdotes válidos los ordenados por Wiliamnson, Faure, Tissiers, etc. Son una secta cuyo linaje viene de un masón luciferino: Lienart ¿Puede creerse alguien que uno que hace tal juramento como el descrito tiene intención de confeccionar sacramentos? ¿Somos niños o qué? Todos los sacerdotes que provienen de la FSSPX, de la falsa resistencia, o clérigos vagos que han salido de esas instituciones, tienen sobre sí la enorme sospecha de la validez de su sacerdocio. El católico está obligado a abstenerse de los sacramentos cuando son dudosos; si no lo hace peca.

FIN del artículo.


Un saludo. Cuídense mucho.

Nota: Artículo también subido a uncatolicoperplejo.wordpress.com.