Judaísmo Masonería Nuevo Orden Mundial ONU Profecía Últimos Tiempos

El pueblo del anticristo, por San Agustín de Hipona.

9 de mayo de 2021

Prólogo

Traigo dos citas de San Agustín y tras ellas unas citas de Nª Sra de La Salette y de las Sagradas Escrituras. La primera de San Agustín es de su libro Ciudad de Dios. La segunda es una copia textual de la página 8 del trabajo realizado por sacerdotes católicos en la década de 1980 y titulado «Misterio de Iniquidad. Investigación teológica, histórica y canónica» (artículo) y (libro en pdf), donde recojen varios comentarios y disquisiciones de san Pablo y de San Agustín sobre el pueblo del anticristo en los Últimos Tiempos. San Agustín nos explica que la palabra antricristo tiene dos lecturas: como un hombre individual y como «la multitud de las personas que hacen cuerpo con él«. Quisiera terminar este prólogo añadiendo que el pueblo del anticristo no sólo lo podemos encontrar infiltrado en la iglesia conciliar, la surgida del Concilio Vaticano II (1962-1965), sino que está en todas partes.

Los comentarios en gris y entre paréntesis no son de las citas, soy yo.

Las dos ciudades de San Agustín

“Dos amores fundaron dos ciudades; es, a saber: la terrena el amor propio hasta llegar a menospreciar a Dios, y la celestial el amor de Dios hasta llegar al desprecio de sí propio. La primera puso su gloria en sí misma, y la segunda, en el Señor; porque la una busca el honor y la gloria de los hombres, y la otra estima por suma gloria a Dios, testigo de su conciencia; aquella, estribando en su vanagloria, ensalza su cabeza; y ésta (la ciudad celestial) dice a su Dios: “vos sois mi gloria y el que ensalza mi cabeza (Salmo 3, 4).” (…).”

-San Agustín de Hipona. Ciudad de Dios, libro 14º, capítulo XXVIII.

El pueblo del anticristo

“El misterio de la iniquidad”, escribe el apóstol San Pablo, “ya está obrando ciertamente, sólo hay el que ahora detiene (Jesucristo, el culto cristiano) hasta que aparezca (el anticristo) de en medio (de la Iglesia).” (2. Tesalonicenses II. 7). Cuando la fe haya desparecido casi totalmente, cuando la apostasía general haya arribado, entonces se manifestará el Anticristo. Según San Pablo, el Anticristo “se sentará en el Templo de Dios” (2. Tesalonicenses II. 4). Comentando este pasaje paulino, San Agustín enseña que el Anticristo será un hombre individual, pero que se puede igualmente aplicar el mote “Anticristo”, en sentido figurado, a una sociedad anticristiana entera. Este Anticristo colectivo, que debe preparar la vía al Anticristo individual, se sentará “in templo Dei”. En latín, remarca San Agustín, la preposición “in” puede traducirse por “dentro” o por “en lugar de”. La expresión “in templo Dei” es susceptible de ser interpretada de una manera literal o de una manera figurada:

  • En sentido literal, será un hombre que entrará en el templo para hacerse adorar como un ser divino.
  • En sentido figurado, será una sociedad apóstata, una falsa Iglesia que usurpará el lugar de la verdadera Iglesia. Será una sociedad de apóstatas erigida en “Templo de Dios”, una pandilla de infiltrados que pretenderán representar la Iglesia de Cristo. “Este pasaje que hace referencia al Anticristo, se entiende no solamente del príncipe de los impíos, sino de alguna manera de todo lo que hace cuerpo con él, es decir de la multitud de los hombres que le pertenecen. Es necesario interpretar “no en el Templo de Dios sino mejor en Templo de Dios, que no es otra cosa que la Iglesia.” (San Agustín: Ciudad de Dios, libro XX, c. 19). Luego, el Anticristo será (¡o ya es!) una secta herética que pretende representar la Iglesia católica.

San Agustín informa cómo se va a desarrollar el triunfo en el gran día del misterio de iniquidad.

«Otros piensan que las palabras “ahora sabéis qué es lo que le detiene” (2. Tesalonicenses II. 6) y “el misterio de iniquidad ya está obrando” (2. Tesalonicenses II. 7) se refieren únicamente a los malvados y a los simuladores que están en la Iglesia. Hasta el momento en que, multiplicándose, alcanzarán un número suficiente para formar el gran pueblo del Anticristo. Es el misterio de iniquidad, porque se oculta. Las palabras del Apóstol serían luego una exhortación a los fieles a permanecer firmes en la fe… “hasta que esto se manifieste saliendo de en medio”, es decir, hasta que el misterio de iniquidad que está momentáneamente oculto surja del medio de la Iglesia.”

– Ciudad de Dios, libro XX, c. 19.

Otra interpretación de 2. Tesalonicenses merece ser mencionada aquí, aún si proviene de un exegeta muy poco conocido. Este exegeta es un monje francés que vivió de 1092 a 1156. Pedro el Venerable. Es un santo canonizado (fiesta el 25 de diciembre), en otro tiempo célebre por su erudición, pero hoy caído en el olvido. Y es una lástima, pues este autor parece haber tenido luces especiales para exponer la Santa Escritura. He aquí, en efecto, su comentario a la Epístola a los Tesalonicenses, comentario que ilumina singularmente nuestra época:

“Cristo ha permitido esto: que el Anticristo, cabeza de todos los cismáticos, sederá en el templo de Dios, que los suyos (los cristianos) serán exiliados, y que quiénes no son los suyos ocuparán un día la Sede de Pedro.»

– Sanctus Petrus Venerabilis: De miraculis libri duo, libro II, c. 16.

Citas de Nª Sra de La Salette, del Evangelio y de Apocalipsis

«La sangre correrá por todas partes. Las Iglesias serán cerradas o profanadas. Los Sacerdotes y religiosos serán perseguidos; se les hará morir, y morir con una muerte cruel. Muchos abandonaraán la fe y el número de Sacerdotes y religiosos que se separarán de la verdadera religión será grande;» Nª Sra de La Salette (1846).

La iglesia pagana de Bergoglio, mal denominada «ecuménica». Los verdaderos cristianos serán perseguidos mientras que los lobos conciliares disfrazados de cristianos se pasarán a la «nueva» iglesia del anticristo.

«por un tiempo la Iglesia será entregada a grandes persecuciones. Esta será la hora de las tinieblas. La Iglesia tendrá una crisis espantosa.» – Nª Sra de La Salette (1846).

«Un tiempo« hace referencia periodo de tiempo que durá el exterminio del pueblo de Cristo. Empezará con la ilegalización del culto cristiano.

«Un precursor del anticristo (Bergoglio), con sus tropas de muchas naciones (masonería), combatirá contra el verdadero Cristo, el único salvador del mundo; derramará mucha sangre y pretenderá aniquilar el culto a Dios para ser tenido como un Dios.» Nª Sra de La Salette (1846).

Personalmente creo que Bergoglio ahora es el falso profeta, de esto no hay duda, pero que también va a ser el anticristo. Es decir, que el espíritu de satanás se meterá en él por posesión. Bergoglio es la estatua (en iconografía se dice imagen) de la bestia y que será animada por el demonio.

«Y fuéle dado (a satanás) infundir espíritu en la imagen de la bestia, para que hablase la imagen e hiciese morir a cuantos no se postrasen ante la imagen de la bestia,»Apocalipsis 13, 15.

Ya para entonces Bergoglio sería Papa y Emperador, aunque no sería él, sino el demonio a través de él.

«Que desconfíe de Napoleón (el Emperador), su corazón es doble (masón), y cuando quiera ser a la vez Papa y Emperador, muy pronto se retirará Dios de él (poco tiempo le quedará). Es esa águila que queriendo siempre elevarse (ser adorado), caerá sobre la espada (violencia) de la cual quería servirse para obligar a los pueblos a ensalzarlo.» Nª Sra de La Salette (1846).

«ROMA PERDERÁ LA FE y se convertirá en la sede del anticristo.» Nª Sra de La Salette (1846).

«Se abolirán los poderes civiles y eclesiásticos; todo orden y toda justicia serán pisoteados; no se verán más que homicidios, odio, envidia, mentira y discordia sin amor por la patria y por la familia.» Nª Sra de La Salette (1846).

«Y el hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo, y se levantarán los hijos contra los padres y les darán muerte. Y seréis aborrecidos de todos por mi nombre.»Marcos 13, 12.

«Seréis entregados aun por los padres, por los hermanos, por los parientes y por los amigos, y harán morir a muchos de vosotros, y seréis aborrecidos de todos a causa de mi nombre. Pero no se perderá un solo cabello de vuestra cabeza. Por vuestra paciencia salvaréis vuestras almas.» – Lucas 21, 16-19.

«Y vi a la mujer (Babilonia, la masonería, el pueblo del anticristo) ebria de la sangre de los santos y de la sangre de los testigos de Jesús; y al verla me sorprendí con sumo estupor.»Apocalipsis 17, 6.

Comento en gris la siguiente cita

«7 Y cuando hubieren acabado su testimonio (los cristianos), la bestia, que sube del abismo, les hará la guerra, y los vencerá, y les quitará la vida. 8 Y su cuerpo yacerá en la plaza de la gran ciudad, que espiritualmente se llama Sodoma y Egipto, donde su Señor fue crucificado. 9 Y los pueblos, las tribus, las lenguas y las naciones (del anticristo, es decir, Babilonia, la mujer hebria sentada sobre la bestia) verán sus cuerpos durante tres días y medio (tres años y medio, de 1/2 de 2023 a 2027. Esto se explica en el libro de San Daniel), y no permitirán que sus cuerpos sean puestos en el sepulcro (no se enterrarán nuestros cadáveres). 10 Y los moradores de la tierra (el pueblo del anticristo) se alegrarán a causa de ellos (los cristianos muertos), y se regocijarán, y mutuamente se mandarán regalos, porque estos dos profetas (Enoc y Elías, representación alegórica de todos los cristianos) eran el tormento de los moradores de la tierra.»Apocalipsis 11, 7-10.

«9 Y cuando abrió el quinto sello, vi debajo del altar (es el Purgatorio) las almas de los que habían sido degollados (indefensos como corderos) por la palabra de Dios y por el testimonio que guardan. 10 Y clamaban a grandes voces, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, Santo, Verdadero, no juzgarás y vengarás nuestra sangre en los que moran sobre la tierra? 11 Y a cada una le fué dada una túnica blanca, y les fué dicho que estuvieran callados un poco de tiempo aún, hasta que se completaran sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser matados como ellosApocalipsis 6, 9-11.

Es decir, todos los cristianos del mundo, y cuando el último sea asesinado es ahí el fin para ellos, para el pueblo del anticristo, pues el mundo dejará en ese mismo instante, de ser.

«30 En verdad os digo que no pasará esta generación antes que todas estas cosas sucedan. 31 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.»Marcos 13, 30-31.

El cielo y la tierra que conocemos tienen tiempo, pero la Palabra de Dios es eterna.

«20 En verdad, en verdad os digo que lloraréis y os lamentaréis, y el mundo se alegrará; vosotros os entristeceréis, pero vuestra tristeza se volverá en gozo.» Juan 16, 20.

La ONU prepara la «prohibición» del cristianismo

Termino con estos artículos (enlace 1), (enlace 2) y (enlace 3), sobre lo que tenemos frente a nosotros, un exterminio.

La teatral farsa del covid es la primera fase. La segunda consistirá en echar abajo el orden social mediante falsas protestas callejeras y revoluciones. Todas ellas orquestadas desde las logias de cada pueblo y ciudad. Está siguiendo el mismo patrón de acción que ya hicieron con las masónicas revoluciones francesa, hispanoamericanas, rusa, etc.

Esta entrada también está publicada en uncatolicoperplejo.wordpress.com.

En fin… Cuídense mucho y cuiden de los suyos.