La Pasión de Cristo, por Mel Gibson (2004).

15 de abril de 2022

La Pasión de Cristo, de Mel Gibson (2004) (1080p), en formato mp4 (3.00 GB) con subtítulos en español incrustados. Pulse este enlace para verla en pestaña nueva del navegador y a tamaño completo. También puede descargarla. Recuerde que son 3 gigas tanto descargarla como visionarla. (Y copia en blog dedicado).

La Pasión de Cristo, de Mel Gibson (2004) (1080p), en formato mp4 (3.00 GB) con subtítulos en español incrustados. Y enlace de descarga directa en formato mkv (3.15 GB). Se abre ventana de descarga. No la descargue desde el celular.

ISAÍAS 53

Biblia Nácar-Colunga. Edición de 1944.

1 ¿Quién creerá lo que hemos oído? ¿A quién fué revelado el brazo de Yave? 2 Sube ante él como un retoño, como retoño de raíz en tierra árida. No hay en él parecer, no hay hermosura que atraiga las miradas, no hay en él belleza que agrade. 3 Despreciado, desecho de los hombres, varón de dolores, conocedor de todos los quebrantos, ante quien se vuelve el rostro, menospreciado, estimado en nada; 4 pero fué él, ciertamente, quien tomó sobre sí nuestras enfermedades y cargó con nuestros dolores, y nosotros le tuvimos por castigado y herido por Dios y humillado. 5 Fué traspasado por nuestras iniquidades, y molido por nuestros pecados. El castigo salvador pesó sobre él, y en sus llagas hemos sido curados. 6 Todos nosotros andábamos errantes, como ovejas, siguiendo cada uno su camino, y Yave cargó sobre él la iniquidad de todos nosotros. 7 Maltratado y afligido, no abrió la boca, como cordero llevado al matadero, como oveja muda ante los trasquiladores. 8 Fué arrebatado por un juicio inicuo, sin que nadie defendiera su causa, cuando era arrancado de la tierra de los vivientes y muerto por las iniquidades de su pueblo. 9 Dispuesta estaba entre los impíos su sepultura, y fué en la muerte igualado a los malhechores; a pesar de no haber en él maldad, ni haber mentira en su boca, 10 quiso quebrantarle Yave con padecimientos. Ofreciendo su vida en sacrificio por el pecado, tendrá posteridad. Y vivirá largos años, y en sus manos prosperará la obra de Yave. 11 Librado de los tormentos de su alma, verá, y lo que verá colmará sus deseos. El justo, mi siervo, justificará a muchos, y cargará con las iniquidades de ellos. 12 Por eso yo le daré por parte suya muchedumbres, y recibirá muchedumbres por botín; por haberse entregado a la muerte, y haber sido contado entre los pecadores, cuando llevaba sobre sí los pecados de todos e intercedía por los pecadores.”

Isaías 53, 1-12. (Página 627).

Comentario de Nácar-Colunga sobrte el libro de Isías: «No podemos fijar con certeza el tiempo del comienzo ni del fin de su ministerio (del profeta Isaías). Sólo podemos asegurar que empezó antes del 734 (a. de C.), año de la guerra siroefraimita contra Ajaz (Isaías 7, 1). La tradición judía asegura que (el profeta Isaías) murió asesinado por el rey Manases, bien entrado yá el siglo VII (a. de C.), y, por consiguiente, cuando el profeta era ya muy anciano.» Biblia Nácar-Colunga. Edición de 1944. (Página.589).


Somos liberados del maligno por la preciosa Sangre de Cristo.

«31Ahora (el Sacrificio de Cristo) es el juicio de este mundo (3), ahora el príncipe de este mundo será arrojado fuera (expulsado).» – Juan 12, 31.

(3) Este juicio se realizará por la victoria definitiva sobre el diablo, principe de este mundo. Esta victoria, iniciada en el desierto, continuada con la expulsión de los espíritus, se consumará con la muerte y la resurrección.


Evangelio de San Juan
Capítulo 1

Biblia Nácar-Colunga. 1ª Edición de 1944.

1 Al principio era el Verbo (1), y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.
2 Estaba al principio con Dios.
3 Todas las cosas (2) fueron hechas por El,
y sin El no se hizo nada de cuanto ha sido hecho.
4 En El estaba la vida (3),
y la vida era la luz de los hombres.
5 Y la luz luce (4) en las tinieblas, pero las tinieblas no la abrazaron (los judíos no le recibieron).
6 Hubo un hombre enviado por Dios, de nombre Juan.
7 Vino éste a dar testimonio de la luz. para testificar (5) de ella. y que todos creyeran por él.
8 No era él la luz, sino que vino a dar testimonio de la luz.
9 La luz verdadera (6) era ya e ilumina a todo hombre, viniendo a este mundo
10 Estaba en el mundo (7) y. por El fué hecho el mundo, pero el mundo no le conoció.
11 Vino a los suyos (8) pero los suyos no !e recibieron.
12 Mas a cuantos le recibieron, dióles poder (9) ser hijos de Dios, a aquellos que creen en su nombre:
13 que no de la sangre (10), ni de la voluntad carnal, ni de la voluntad de varón sino de Dios son nacidos.
14 Y el Verbo se hizo carne (11), y habitó entre nosotros,
y hemos visto su gloria, gloria como de Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.
15 Juan da testimonio de El clamando: Este es de quien os dije:
«El que viene en pos de mí (12), ha pasado delante de mí, porque era primero que yo.
16 Pues de su plenitud (13) recibimos todos, gracia sobre gracia.
17 Porque la Ley fué dada por Moisés, la gracia y la verdad (14) vino por [Jesucristo.
18 A Dios nadie le vió jamás, Dios Unigénito, que está en el seno [del Padre,
ese (15) nos le ha dado a conocer.

San Juan 1, 1-18.

(1) Cuando Dios creó el cielo y la tierra, existía ya el Verbo. Manera de expresar la eternidad del mismo, igual, aunque menos expresiva, que la empleada por Jesús en 17, 5, 24 . El Logos, la Sabiduría eterna de Dios, de Que empiezan a hablarnos los Proverbios 8, 22 y siguientes, y la Sabiduría 7, 1 y siguiente, la segunda persona de la Trinidad. El Verbo estaba en Dios. Expresa esta frase la íntima unión del Verbo con Dios, de la Sabiduría de Dios con Dios mismo, del Hijo con el Padre. Y el Verbo era Dios. Era tan estrecha esta unión, que ambos comunicaban en la naturaleza divina, eran consubstanciales el Verbo de Dios y el Padre.
(2) Porque Dios todo lo creó por su Sabiduría, que es el Verbo. (Proverbios 8, 30.)
(3) La vida divina, que había de comunicar a los hombres, por lo que San Pedro le llama «autor de la vida». (Act. 3, 15.)
(4) Es la luz de la verdad y de la vida, que Jesús trajo al mundo, que era El mismo (8, 12; 9. 5), como era la vida (n, 25 ; 14 . 6), luce en medio de las tinieblas del error y del vicio en que viven los hombres; pero éstos 110 quisieron darse cuenta.
(5) Tal fué el oficio de Juan respecto del Verbo encarnado. (Le. 1,16, 67.)
(6) Juan no era la luz, sino un reflejo de la misma. Como enviado de Dios, su oficio era dar testimonio de la luz, que era el Verbo, el cual viene a este mundo para iluminar a todos los hombres.
(7) Porque habiendo sido hecho por El, habla derramado los tesoros de su sabiduría por todas las cosas creadas. (Prov. 8. 30; Ed. 1,10; Sab. 13, 1 y siguientes.)
(8) A los israelitas, que eran el pueblo de Dios y su heredad predilecta. (Ecl. 24, 21 y siguientes.) Pero su pueblo no le recibió.
(9) Esto es, a cuantos creyeron en El les confirió el nombre y el ser de hijos de Dios. (I, Jn. 3 . 1 .)
(10) Contrapone al principio de vida, que viene de Dios por su Verbo, la causa material de la generación humana y la voluntad racional, todo lo humano.
(11) Esto es, hombre que connota la flaqueza humana en oposición a la gloria divina. Por me¬ dio de su humanidad moró en medio de nosotros, mucho mejor que antes había morado en medio de Israel por su presencia en el Templo. (Ex. 25. 8; Ecl. 24, 11.) Vimos su gloria. La gloria de la divinidad, que se reflejaba en sus obras, milagros, sabiduría, etc.
(12) Juan, como precursor, vino primero; pero Jesús, como Hijo de Dios, pasó delante de él, por la misión más excelente que traía. (Heb. 1,1 s.)
(13) En Cristo, luz y vida, está la plenitud de la gracia, de la cual todos participamos una gracia, que va siempre creciendo hasta su última expansión en la gloria.
(14) La Ley era la preparación, la promesa, la figura de la gracia y de la verdad, que nos trajo Jesucristo. (Heb. 10, 1 y siguientes).
(15) Ni aun los profetas le vieron; pero el Unigénito del Padre, que mora en el seno del Padre, le conoce y ha bajado a darnos noticia de El.


Un saludo. Cuídense mucho.

Gonzalo Carlos Novillo Lapeyra,
de uncatolicoperplejo.wordpress.com.

Post data

Está imposible de conseguir, por lo que si encuentra esta película, cómprela y así podrá descargarla con calma. Yo la tengo en DVD y sin desprencitar. Creo que fueron unos 12 euros que no es dinero.

Sagrada Biblia Platense de Monseñor Straubinger (PDF).

Sagrada Biblia Nacar Colunga (1944) (1ª Edición) (PDF)

¿Cuál es la mejor Biblia católica? ¿Qué Biblia leer?