Iglesia Católica Profecía Sagradas Escrituras

Profecía de Zacarías (Capítulo 13). Los dos tercios del Anticristo frente al tercio de Cristo.

27 de febrero de 2021

La Visión del Profeta Zacarías, Sicilia, Italia (Fresco sobre el año 1300).

Prólogo

Es complejo lo que vamos a vivir. En las Sagradas Escrituras se nos habla sobre que dos tercios de la población aceptará la marca de la bestia de Apocalipsis 13, y que el restante tercio será asesinado en masa, un exterminio. Lo que no sé es si se trata de una cifra alegórica; posiblemente, los ángeles apóstatas (demonios) conformaron un tercio sobre todos los ángeles; o que, además de tener una lectura alegórica, también pudiera ser una aproximación cuantitativa de las cifras que al final serán. Sospecho esto segundo, que son ambas cosas.

Bueno. Dejo primeramente un extracto del capítulo 9 de Apocalipsis para, después traer la cita de (Zacarías 13, 7-9), copiada de la Sagrada Biblia Nácar-Colunga (1ª Edición de 1944) y de la Sagrada Biblia Platense de Monseñor Straubinguer. También; aparte de una cita de San Pablo y un vídeo de un señor de Méjico; añado varios comentarios personales y un cuarto comentario secundario, también personal. Anímese a leer las Sagradas Escrituras.

«No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.»

Mateo 4, 4.


Apocalipsis 9

«13 Y el sexto ángel sonó la trompeta, y oí una voz que salía de los cuatro ángulos del altar de oro, que está en la presencia de Dios, 14 que decía al sexto ángel, que tenía la trompeta: Suelta los cuatro ángeles que están ligados sobre el gran río Eufrates (Nota: el Espíritu Santo, se secará para muchos). 15 Y fueron sueltos los cuatro ángeles, que estaban preparados para la hora, y para el día, y para el mes, y para el año(el harmagedon o ‘The Great Reset’), a fin de que diesen muerte (A) a la tercera parte de los hombres. 16 Y el número de los del ejército de la caballería era de dos miríadas de miríadas (200 millones, plaga de demonios); yo oí su número. 17 Y asimismo vi en la visión los caballos (espíritu de satanás) y los que cabalgaban sobre ellos (demonios), que tenían corazas color de fuego, y de jacinto, y de azufre; y las cabezas de los caballos eran como cabezas de leones, y de su boca salía fuego, y humo, y azufre. 18 Y con las tres plagas perecieron la tercera parte de los hombres, es a saber, por el fuego, y por el humo, y por el azufre, que salía de su boca. 19 Y el poder de los caballos estaba en su boca y en sus colas, pues las colas eran semejantes a serpientes, tenían cabezas y con ellas dañaban (B). 20 Y el resto de los hombres, que no murió (asesinado por causa) de estas plagas (los dos tercios restantes, los autores materiales dirigidos por las plagas), no se arrepintieron de las obras de sus manos, no adorando más a los demonios, ni a los ídolos de oro y de plata, de bronce y de piedra y de madera, los cuales ni pueden ver ni oír, ni andar; 21 y no se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus latrocinios.»

Apocalipsis 9, 13-21.

(A) Los demonios son los reyes de la tierra en el libro de Apocalipsis, los que reinarán durante el exterminio cristiano. Estas plagas de demonios darán muerte a un tercio de la población utilizando como instrumento al pueblo del anticristo, es decir, a la masonería. Cada masón estará al frente del ejército del anticristo.

«21 Porque habrá entonces una tan gran tribulación, cual no la hubo desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá, 22 y, si no se acortasen aquellos días, nadie se salvaría; mas por amor de los elegidos se acortarán los días aquellos.» Mateo 24, 21-22.

«12 Y el hermano (Caín) entregará a la muerte al hermano (Abel), y el padre al hijo, y se levantarán los hijos contra los padres y les darán muerte. 13 Y seréis aborrecidos de todos por mi nombre.» Marcos 13, 12-13.

«porque el Evangelio de Cristo no es ya conocido. Los malvados desplegarán toda su malicia, se matarán, se asesinarán mutuamente (Caín contra Abel) aún dentro de las casas.» – Nª Sra de La Salette (1846).

(B) Para entender el versículo 19 de Apocalipsis 9, de la cabeza de la serpiente, lean esta entrada de Casiano el Romano (siglo IV) sobre los ocho pecados capitales (posteriormente se quedarían en 7, la tristeza se integraría en el pecado de la acidia), en el apartado del «Espíritu de la fornicación». Ahí habla de «cuidarse de la cabeza de la serpeinte». Y para comprenser qué es la formicación espiritual tienen una clara exposición en (1 Corintios 6, 16-20), cita que también he recogido en esta otra entrada.


Zacarías, Capítulo 13

Biblia Nácar-Colunga. Ed.1944.

«7 Alzate, espada, contra el pastor, contra el hombre de mi compañía, dice Yave Sebaot. Hiere al pastor y que se disperso el rebaño, y yo volveré mi mano sobre los pequeños. 8 Y en toda la tierra, dice Yave, serán exterminados los dos Tercios y perecerán, pero será preservado un tercio. 9 Y yo pondré al fuego este tercio, y le fundiré como se funde la plata, y le acrisolaré como se acrisola el oro, e invocará mi nombre y yo le escucharé. Yo diré: Este es mi pueblo, y él dirá: Ya ve es mi Dios.»

Zacarías 13,7-9.

(1) Incluimos aquí (al final del capítulo 11) los versículos 7-9 del capítulo 13, por parecer este su lugar y estar fuera de contexto donde en el texto se hallan (cap.13).

Biblia Platense de Monsñor Straubinger.

(Traducida en 1951) a la que adjunto unas notas personales propias.

«7[9854]¡Despierta, espada, contra mi Pastor, y contra el Varón de mi compañía, dice Yahvé de los ejércitos: ¡Hiere al Pastor! y se dispersarán las ovejas, y extenderé mi mano contra los párvulos. 8 [9855] Y sucederá que en toda la tierra, dice Yahvé, serán exterminados los dos terciosperecerán y quedará en ella solo un tercio

Zacarías 13,7-8.

Nota personal 1ª: el exterminio de los dos tercios se trata de muerte espiritual, donde el Espítu Santo sale de ellos y quedan secos, como desiertos, a merced total de los espíritus que ellos aman (de sus demonios). Ejemplo en la siguiente cita (‘Las siete copas de la ira de Dios’ (plagas); Apoc. cap.16):

«12El sexto (Ángel) derramó su copa sobre el gran río Eúfrates[Nota personal: sobre el Espíritu Santo], y secose su agua, para que estuviese expedito [sin obstáculo] el camino a los reyes del oriente [del oriente que es de lo espiritual, de «los aires» de (Efesios 6,12). Aquí son los demonios, desatados en gran número y en forma de plagas].» (Apocalipsis 16, 12).

«10 Salía de Edén un río que regaba el jardín y de allí se partía en cuatro brazos. 11 El primero se llama Pisón (Espítu Santo), y es el que rodea toda la tierra de Evila, donde abunda el oro, 12 un oro muy fino y a más también bedelio y ágata (el cielo, son los ángeles); 13 el segundo se llama Guijón, y es el que rodea toda la tierra de Cus (infierno); 14 el tercero se llama Gidequel(Tigris), y corre al oriente de Asia (es la acción espiritual de la ordenación demoníaca sobre los hombres); el cuarto es el Perat (1) (El Eúfrates, que es el Espítu Santo).» (Génesis 3, 10-14).

(1) Los dos ríos primeros no se sabe cuales son (en un mapa geográfico); el tercero es probablemente el Tigris; el cuarto, el Eufrates. (Biblia Nácar-Colunga.Ed.1944).

«22Y si aquellos días no fueran acortados, nadie se salvaría; mas por razón de los elegidos serán acortados esos días.» (Mateo 24, 22).

Nota personal secundaria sobre (Mateo 24, 12): Así es como Dios acorta los tiempos, saliendo el Espíritu Santo que aún queda del corazón de sus enemigos. Y el Espítu Santo sale expulsado (refractado) de los corazones de los anticristos debido a la maldad (demoníaca) que habita en ellos. El Juicio Final es este. La condena es aquí. Dios es abandonado y expulsado de sus corazones para siemrpe. Es en este momento es cuando se da el tiempo del anticristo, es cuando prohóbe el cristianismo y encabeza el exterminio del pueblo de Dios; es decir, de los cristianos y de aquellos que pudieran llegar a serlo: las personas de buena voluntad de las que se nos habla en las Sagradas Escritutas y que son aquellas que temen y respetan la Ley Natural, que son los Mandamientos que Dios imprime en el hombre desde el nacimiento (no mentirás, no matarás, etc).

Nota personal: Los ÚltimosTiempos tratan del exterminio del pueblo de Cristo (ejemplo1), (ejemplo2). Cuando sea matado el último cristiano o persona de buena voluntad (Apoc.6,10-11) caerá la Parusía de Jesús sobre sus cabezas. (Lucas.17,22-36) nos revela que pasará como con Noé y Lot, que cuando no quede fe sobre la tierra (ningún cristiano o persona de buena voluntad) caerá fuego del cielo como pasó en Sodoma al salir el último justo, Lot, y la tierra quedará como un desierto. Se trata de la Gran Tribulación de la Iglesia de la que nos avisa Nª Sra de La Salette (enlace), también conocida como la batalla del día grande de Dios o batalla de Harmagedón (Apoc.16,16). Es decir, el exterminio del pueblo Cristiano (enlace), (enlace), (enlace), (enlace), (enlace) (enlace), (enlace), (enlace), (enlace), (enlace), etc, y junto con los cristianos también aquellas personas de buena voluntad que se nieguen a ponerse la marca de la bestia, es decir, a ser ciudadano del Nuevo Orden Masónico. (Apocalipsis, capítulo 13). Marca que ya conocemos y que ellos denominan «Certification Mark ID2020«. No la consientan, salven su alma.

9 Y este tercio lo meteré en el fuego, lo purificaré como se purifica la plata, y lo probaré como se prueba el oro. Invocará mi Nombre y Yo lo escucharé; Yo diré: «Pueblo mío es». Y él dirá: «Yahvé es mi Dios»

Zacarías 13, 9.

Nota personal 3ª: el fuego de este versículo 9 se refiere al fuego del Purgatorio.


COMENTARIO BÍBLICO de Mons. Straubinger a (Zacarías 13, 7-8)

[98547. Profecía de la muerte del Buen Pastor, del que se habla en 11, 4-7 (cf. 12, 10 y nota). El Varón de mi compañía, o, como traducen otros: el Varón unido conmigo, es decir, el que participa de mi divinidad, el Mesías. Véase Juan 14, 10; 16, 32. Es esta una notable luz sobre el misterio de la Trinidad en el Antiguo Testamento, y tanto más elocuente cuanto que es el Padre (Yahvé) quien no vacila en apostrofar a la espada para que hiera a Aquel Hijo amadísimo en quien tiene puesta toda su felicidad. Bien vemos aquí anticipada la inefable revelación de Juan 3, 16, según la cual fue el Padre quien entregó a su Hijo por nosotros. Por su parte Jesús también cita, en Mateo 26, 31 y Marcos 14, 27, la segunda parte de esta profecía, aplicándola a Su propia Muerte y confirmando así que Él era aquel Pastor que Israel rechazaba como lo vimos en el capítulo 11. Y no citó Él esto para lamentar su Pasión tremenda, sino para dolerse por aquel rebaño que no se componía solamente de los apóstoles, sino, ideológicamente, de toda la nación judía, que no tardó en ser dispersada. Cf. los versículos 8 y 9. Los párvulos, o sea los espiritualmente pequeños, los “pobres de espíritu” (Mateo 5, 3 y nota). Cf. 11, 11, donde el profeta les llama “los pobres de mi grey”. Fueron ellos los “bienaventurados” que siguieron al divino Pastor sin escandalizarse de Él (Lucas 7, 23). De ahí que Él dijese que su Reino era solo para ellos. Véase Mateo 18, 1 ss.; Marcos 10, 15, etc. Cf. Lucas 1, 49 y nota.

[9855] 8 s. Fillion hace notar que “el profeta trata ahora de la santificación completa y de la gloria final del pueblo de Dios”, añadiendo en cuanto a la gran prueba anunciada aquí para toda la tierra (santa), que “los romanos de Vespasiano y de Tito comenzaron esta obra de destrucción, que el emperador Adriano y los otros perseguidores de los judíos han continuado”. Pero sabemos que no llegará a perecer ese pueblo: se salvará un pequeño resto, como dicen también otros profetas (cf. Isaías 1, 9; 6, 13; 10, 20-23 y notas; Jeremías 23, 38; 31, 7; Miqueas 2, 12; 5, 3; Sofonías 2, 9; Romanos 9, 27-29, etc.). Este resto, purificado por el fuego de la tribulación, se convertirá y Dios le dirá de nuevo: Pueblo mío eres tú (versículo 9, final; cf. Oseas 1, 10; 2, 14-23 y notas). Israel no tendrá que lamentar tan dolorosa y necesaria operación, pues ella traerá como resultado estrechar y hacer más dulces sus relaciones con su Dios. Véase 10, 6; Ezequiel 36, 26; Oseas 2, 24, etc.


2ª Carta de San Pedro

Biblia Platense de Monseñor Straubinger.

«5y si al viejo mundo tampoco perdonó, echando el diluvio sobre el mundo de los impíos y salvando con otros siete a Noé como predicador de la justicia; 6y si condenó a la destrucción las ciudades de Sodoma y Gomorra, tornándolas en cenizas y dejando para los impíos una figura de las cosas futuras, 7mientras que libraba al justo Lot, afligido a causa de la vida lasciva de aquellos malvados 8pues este justo, que habitaba entre ellos, afligía día por día su alma justa al ver y oír las obras inicuas de ellos 9bien sabe entonces el Señor librar de la tentación a los piadosos y reserva a los injustos para el día del juicio que los castigará, 10sobre todo a los que en deseos impuros andan en pos de la carne y desprecian el Señorío. Audaces y presuntuosos, no temen blasfemar de las Glorias (caídas), 11en tanto que los ángeles, siendo mayores en fuerza y poder, no profieren contra ellas juicio injurioso delante del Señor.» (2 Pedro 2, 5-11).

«… que hubo cielos desde antiguo y tierra sacada del agua y afirmada sobre el agua por la palabra de Dios; 6y que por esto, el mundo de entonces pereció anegado en el agua; 7pero que los cielos de hoy y la tierra están, por esa misma palabra, reservados para el fuego, guardados para el día del juicio y del exterminio de los hombres impíos (2 Pedro 3, 5-7).


Lactancio. Historiador y apologista cristiano del siglo III.

En el minuto 00:07:01 (sg) este señor desde Méjico nos cita a Lactancio, que a su vez nos habla desde el siglo III sobre (Zacarías 13, 7-9). (Suba el volumen).

Canal: Catolicismo Bimilenario (20 de marzo de 2021) – https://www.youtube.com/watch?v=n3lKWYehAYg

Biblias de Nácar-Colunga y de Monseñor Straubinger (enlaces)

Sagrada Biblia Straubinger (PDF, EPUB, MOBI y HTML).

https://archive.org/details/sagrada-biblia-straubinger

https://www.mediafire.com/folder/szcjrfvct8etd

Sagrada Biblia Nácar-Colunga (Ed. 1944 y 1951) (PDF, EPUB y MOBI).

https://archive.org/details/SagradaBibliaNacarColunga1944

http://www.mediafire.com/folder/2p6ktyaksq7ix


Esta entrada también la he publicado en uncatolicoperplejo.wordpress.com.

Un saludo. Cuídense mucho.