Qué es ser judío, y masón.

12 de febrero de 2021

Contestación, de 2012, extraída del artículo de forocatolico.wordpress.com titulado: Antonio Hortelano: confesiones de un espía del Mossad en el Vaticano.

QUÉ ES SER JUDÍO.

La Fe Judía era la de Santa María, San José, San Juan, Santa Ana, San Joaquín, Santa Isabel, Santo Rey David, San Daniel, San Elías, San Zacarías, San Isaías, San…

Anás, Caifás y un milenario etcétera, no seguían la Fe Judía, sino la del Cabalismo contagiado en Egipto, propiamente Satanismo. Así los definió N.S. Jesucristo: «Vosotros sois hijos del diablo (Juan 8, 44), y el Apóstol San Juan también los evidenció: «Conozco (…) la blasfemia de los que dicen ser judíos y no lo son, antes son la sinagoga de Satanás (Apocalipsis 2, 9).

La Fe Judía llegó a su fin cuando alcanzó su objetivo: el advenimiento del Mesías. Así surgió la Fe Cristiana.

Quienes hoy en día se dicen judíos, en realidad son cabalistas/satanistas. NO SON JUDÍOS. Por eso lo correcto sería llamarlos hebreos cabalistas.

Unidad en la Verdad.

Post Data: Amplío con unos ejemplos.

La clase sacerdotal judía, los fariseos, que legislaban y tenía mucho poder, ya eran luciferinos en tiempo de Jesús. La clase sacerdotal judía recogió las doctrinas egipcias (su Cábala) cuando allí estuvieron cautivos en aquel perenigraje del pueblo judío en el desierto, en el libro de Éxodo, siglos antes de la llegada de Jesucristo.

Libro ‘arqueológico’ encontrado en Damasco.  Minuto 01:26.

https://www.eutimes.net/2019/10/2000-year-old-satanist-torah-discovered-in-turkey-after-police-arrests-smugglers/

— — —

También tienen el vídeo en archive.org (enlace). Se puede descargar.

— — —

A quién rinden culto el hebraísmo y su masonería

Baphomet es la representación que dan los satanistas de satanás. Es como los satanistas lo representan. Esta es la basura. Recordemos que la masonería es obra y creación del hebraísmo cabalista.

La siguiente imagen es el sigilo de lucifer, su sello, su representación escrita.

Y la siguiente imagen es el emblema de la masonería, cogido de la parte inferior del viejo sigilo de lucifer. Recuerden, hebraísmo cabalista y masonería son lo mismo.


Qué piensan y sienten, qué espíritu llevan dentro.

Hay una escala con la que medir el grado de psicopatía: Escala de Hare

Ejemplo 1º. Primer Ministro israelí (1982)

El Primer Ministro israelí, Menájem Beguín, de 1977 a 1983; que recibió junto con Muhammad Anwar Al-Sadat en Nobel de la Paz en 1978; en un discurso ante la Knéset, el Parlamento Israelí, citado y recogido por el periodista israelí Amnón Kapeliouk, un 25 de junio de 1982, dijo lo siguiente:

«Nuestra Raza, es la raza superior. Somos dioses divinos en este planeta. Somos tan diferentes de las razas inferiores, como ellos lo son de los insectos. De hecho, en comparación con nuestra raza, las otras razas son bestias y animales, ganado en el mejor de los casos. Otras razas consideradas como excremento humano. Nuestro destino es gobernar sobre las razas inferiores. Nuestro reino terrenal será gobernado por nuestro líder con vara de hierro. Las masas lamerán nuestros pies y nos servirán como nuestros esclavos.»

Primer Ministro Israelí, discurso ante la Knéset, citado por Amnón Kapeliouk, Begin y las Bestias, New Statesman, 25 de junio de 1982.


Ejemplo 2º. “The hierarchy of the human species as told by Eli Ben Dahan» (2013)

https :// www . haaretz . com/ .premium-the-human-hierarchy-1.5305946

En un artículo de diciembre de 2013 del periódico israelí haaretz-com, titulado “The hierarchy of the human species as told by Eli Ben Dahan». La JERARQUÍA de la especie humana según lo dicho por (el rabino y Viceministro en aquel año) Eli Ben Dahan.

Desgrana el orden siguiente:

1. Hombres judíos que tienen relaciones sexuales con mujeres judías.
2. judíos bastardos.
3. Mujeres judías que mantienen relaciones sexuales con hombres judíos o con EL Santo, bendito sea.
4. Hombres judíos que tienen relaciones sexuales con mujeres no-judías.
5. Hombres homosexuales judíos que tienen relaciones sexuales con hombres judíos.
6. Lesbianas judías que tienen relaciones sexuales con mujeres judías.
7. Hombres homosexuales judíos que tienen relaciones sexuales con hombre no-judíos hombres.
8. Lesbianas judías que tienen relaciones sexuales con mujeres no–judíos.
— — —
9. Goyim macho.
10. Goyim Hembra

Y concluye:

“Tenga en cuenta el hecho de que por debajo de la línea son sólo “Goyim”; “no hay necesidad, ni razón para dividirlos en sub-categorías.”

Usa los términos “Hombre” y “Mujer” al hablar de sus congéneres, pero usa los términos “Macho” y “Hembra” para nosotros.

Hay que prestar atención a esta dura realidad, porque son términos que todos usamos para referirnos al sexo cuando hablamos de animales. Y esto al margen de valorar y comentar sobre el uso del término despectivo “Goyim”.

Y no sólo ellos. La masonería bebe del mismo espíritu.


Viene de lejos este problema

Los judíos son los fundadores de la masonería pero todo esto viene de lejos. El gnosticismo masón viene de atrás, de la mezcla de las enseñanzas luciferinas judías con la cultura griega clásica. Alreredor de los judíos siempre ha habido una comunidad de seguidores no judíos a modo de aliados. Desde los arrianos; toda corriente herética (los judíos están obsesionados con la Iglesia, se infiltraban, entonces y hoy, en ella desde sus comienzos, y que ya avisaba San Pablo), pasando por los cátaros, templarios, etc, hasta los masones que conocemos. La misma gente en distinta época. En las Bulas y Encíclicas del Papado, desde el siglo IV en adelante, ya se legislaba y con dureza contra la comunidad judía en las ciudades europeas para proteger a la población cristiana. Se les prohibía (a los judíos) ser jueces, recaudadores, cualquier puesto donde pudiera quedar sujeta la población autóctona, cristiana. En estas Bulas y Encíclicas se les denominaba «protectores» de los judíos a la pequeña comunidad que se aliaba con ellos y que flotaba alrtededor y les apoyaba. Lo que hoy es la masonería.

Ya desde el principio había graves problemas con los judíos y eran expulsados de todas partes. Desde Alejandría hasta el progromo húngaro de 1956 (Lean a David Irving). De Europa, de todos los reinos, se les fue expulsando sobre los siglos XII, XIII y XIV. Los últimos, nosotros en 1492.

La Guardia, Toledo.

Uno de los asesinatos rituales judíos mejor conocidos y analizados, fue perpetrado en España, en la Guardia (Toledo). Cuyas escenas están pintadas en el claustro de la Catedral Primada de Toledo, e inspiraron un drama a Lope de Vega y ha sido muy estudiado.

Claustro de la Catederal de Toledo.

Este crimen ritual cometido en 1.488, su descubrimiento, motivó el movimiento popular de ira y rechazo contra la comunidad judía y que impulsó a los Reyes Católicos a decretar la expulsión de los judíos, excluyendo a los conversos y a cuantos se quisieran convertir, aún cuando a los ocho judíos autores del crimen ritual, seis habían recibido el bautismo, simulando, su conversión.

Es el «grave» y «detestable» crimen que los Reyes Católicos mencionan en los motivos del decreto de expulsión. (Boletín de la Real Academia de la Historia, vol. IX y XI, William Thomas Wallsch en Isabel de España, pg. 431 y ss).

Reyes Católicos.


Pego unos extractos del Evangelio. Biblia Nácar-Colunga, Ed.1944.

Quiénes eran los fariseos, escribas y ancianos

««Judíos» equivale aquí (Juan 7, 13) a los que conspiraban contra Jesús. Es ordinario en San Juan el sentido peyorativo de la palabra.» (Comentario de la Biblia Nácar-Colunga, Ed.1944).

Jesús apresado en Getsemaní

«52 Dijo Jesús a los príncipes de los sacerdotes, oficiales del templo y ancianos, que habían venido contra El: ¿Como contra un ladrón habéis venido con espadas y garrotes?! 53 Estando yo cada día en el templo; con vosotros, no habéis puesto las¡ manos en mí; pero ésta es vuestra] hora y el poder de las tinieblas (4).» (Lucas 22, 52-53)

(4) Antes lo habían intentado muchas veces, y nada hablan podido, porque no era llegada su hora; al presente es ya llegada, y la de infierno que los mueve

Jesús ante el Sanhedrín

San Lucas:

«60 Y cuando fué de día se reunió el consejo (1) de los ancianos del pueblo, y los príncipes de los sacerdotes, y los escribas y le condujeron ante su tribunal,» (Lucas 22, 60)

(1) San Lucas omite la sesión preparatoria de la noche, de la cual nos hablan los otros evangelistas, y traslada todo el proceso a la sesión de la mañana, que los primeros evangelistas no h acen sino mencionar. (Mt- 37, 1; Me 15. I .)

San Mateo:

«57 Los que prendieron a Jesús le llevaron a casa de Caifás (2), el Pontífice, donde los escribas y los ancianos se habían reunido.» (Mateo 26, 57)

«59Los príncipes de los sacerdotes y todo el Sanedrín buscaban falsos testimonios contra Jesús para condenarle a muerte, 60 pero no los hallaban, aunque se habían presentado muchos falsos testigos.» (Mateo 26, 59-60)

«45 Entonces el Pontífice rasgó sus vestiduras, diciendo: Ha blasfemado. ¿Qué necesidad tenemos de más testigos? Acabáis de oír la blasfemia. ¿Qué os parece? 86 Ellos respondieron: Reo es de muerte. 87 Entonces comenzaron a escupirle en el rostro y a darle de puñetazos (2), y otros le herían en la cara, 68 diciendo: Profetiza, Cristo, quién te hirió.» (Mateo 26, 45-68)

(2) Esto fué sin duda obra de los esbirros encargados de guardarle, una vez terminada la sesión. Véase Le. 22, 63 s.

San Marcos:

«53 Condujeron a Jesús al Pontífice y se juntaron todos los príncipes de los sacerdotes, los ancianos y los escribas.» (Marcos 14, 53)

«55Los principes de los sacerdotes y todo el Sanedrín buscaban un testimonio contra Jesús para hacerle morir, y no lo encontraban. 56 Porque muchos testificaban falsamente contra El, pero no eran acordes sus testimonios. (Marcos 14, 55-56)

«64 Y todos contestaron ser reo de muerte. 65 Comenzaron a escupirle, y le cubrían el rostro y le abofeteaban, diciendo: Profetiza. Y los criados le daban de bofetadas (1).» (Marcos 14, 64-65)

(1) La sesión terminó con la declaración de que era reo de muerte. Estos ultrajes son de los encargados de custodiarle, sin duda los mismos que le habían preso en Getsemaní.

«1 Y en cuanto amaneció celebraron consejo los príncipes de los sacerdotes, con los ancianos y escribas; y todo el Sanedrín, atando a Jesús, le llevaron y entregaron a Pilatos.» (Marcos 15, 1)

Barrabás

«11 Jesús fué presentado ante el Procurador, que le preguntó: ¿Eres tú el rey de los judíos?. Respondió Jesús: Tú lo dices. 12 Pero a las ácusaciones hechas por los príncipes de los sacerdotes y los ancianos nada respondía.» (Mateo 27, 11-12)

«17 ¿A quién queréis que os suelte, a Barrabás o a Jesús, el llamado Cristo? 18 Pues sabía él que por envidia se lo habían entregado (Mateo 27, 17)

«20 Pero los príncipes de los sacerdotes y los ancianos persuadieron a la muchedumbre que pidiesen a Barrabás e hicieran perecer a Jesús.» (Mateo 27, 20)

«22 Díjoles Pilato: Entonces, ¿qué queréis que haga con Jesús, el llamado Cristo? Todos dijeron: Que le crucifiquen. 23 Dijo el Procurador: ¿Y qué mal ha hecho? Ellos gritaron más, diciendo: ¡Que le crucifiquen(Mateo 27, 22-23)

«7 Había uno llamado Barrabás, encarcelado con sediciosos, que en una sedición (1) había cometido un homicidio. 8 Y subiendo la muchedumbre comenzó a pedir lo que solía otorgárseles (2). 9 Pilato les preguntó, diciendo: ¿Queréis que os suelte al rey de los judíos? 10 Pues conocía que por envidia se lo habían entregado los príncipes de los sacerdotes. 11 Pero los príncipes de los sacerdotes excitaban a la muchedumbre para que más bien les soltase a Barrabás. 12 Y Pilato de nuevo preguntó y dijo: ¿Qué queréis, pues, que haga de este que llamáis rey de los judíos? 13 Y ellos otra vez gritaron: ¡Crucifícale! 14 Pero Pilato les dijo: ¿Pues qué mal ha hecho? Y ellos gritaron más fuerte: ¡Crucifícale!» (Marcos 15, 7-14)


Los verdaderos judíos (fieles), que los había, eran pocos entre los fariseos (luciferinos).

La sepultura de Jesús una vez muerto en la Cruz

José de Arimatea era miembro del Gran Consejo (Sanhedrín)

«38 Después de esto rogó a Pilato José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, aunque secreto por temor de los judíos, que le permitiese tomar el cuerpo de Jesús, y Pilatos se lo permitió.» (Juan 19, 38).

«50 Un varón, de nombre José, que era miembro del Consejo, hombre bueno y justo, 51 que no había dado su asentimiento a la resolución y a los actos de aquéllos, originario de Arimatea, ciudad de Judca, que esperaba el reino de Dios, 52 se presentó a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús.» (Lucas 23, 50-52)

[10725] 50 ss. Véase Mt. 27, 57 ss.; Mc. 15, 42 ss.; Jn. 19, 38 ss.

[10726] 51 ss. José de Arimatea fué miembro del Gran Consejo (Sanhedrín) que condenó a Jesús a la muerte. En v. 52 s. da otra prueba de su intrépida fe en Él. No teme ni el odio de sus colegas ni el terrorismo de los fanáticos. Personalmente va a Pilato para pedir el cuerpo de Jesús; personalmente lo descuelga de la cruz, envolviéndolo en una sábana; personalmente lo coloca en su propio sepulcro, con la ayuda de Nicodemo (Jn. 19, 39). El santo Sudario, que nos ha conservado las facciones del divino Rostro, se venera en Turín. Cf. Jn. 20, 7 y nota.

Zacarías, sacerdote (fariseo), padre de San Juan Bautista

«5 Hubo en los días de Herodes, rey de Judea, un sacerdote, de nombre Zacarías, del turno de Abías (4), cuya mujer, de la descendencia de Arón, se llamaba Isabel. 6 Eran ambos justos en la presencia de Dios, e irreprensibles caminaban en los preceptos y observancias del Señor (Lucas 1, 5-6)

Jesús a los fariseos

«12 Y había entre las muchedumbres gran cuchicheo acerca de El: Los unos decían: Es bueno. Pero otros decían: No, seduce a las masas. 13 Sin embargo, nadie hablaba libremente de El por temor de los judíos (1).» (Juan 7, 11-13)

(1) «Judíos» equivale aquí a los que conspiraban contra Jesús. Es ordinario en San Juan el sentido peyorativo de la palabra.

«19¿No os dió Moisés la Ley? (3). Y ninguno de vosotros cumple la Ley. ¿Por qué buscáis darme muerte? 20 La muchedumbre respondió: Tú estás poseído del de monio (1), ¿quién busca darte muerte?» (Juan 7, 19)

(3) La Ley es la expresión de la voluntad de Dios, y vosotros no la guardáis; por eso no entendéis mi doctrina.
(1) Es el demonio quien le sugiere esa manía persecutoria, que le lleva a pensar tales propósitos. Así pensaba la muchedumbe.

Jesús con respecto a la ley antigua

«17 No penséis que he venido a abrogar la ley y los profetas; no he venido a abrogarla, sino a consumarla (1). 18 Porque en verdad os digo que antes pasarán el cielo y la tierra que falte una jota o una tilde de la ley hasta que todo se cumpla. 19 Si, pues, alguno descuidase uno de esos preceptos menores y enseñare así a los hombres, será eL menor en el reino de los cielos; pero el que practicare y enseñare, éste será grande en el reino de los cielos. 20 Porque os digo que si vuestra justicia no supera a la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos (Mateo 5, 17-20)

(1) La ley mosaica, que además de ley moral era litúrgica, social y penal, tenía un aspecto muy jurídico, agravado aún más por los escribas, que habían hecho de ella la norma férrea, pero externa, de su vida individual y colectiva. Jesús la eleva a su perfección poniendo de relieve el espíritu de caridad, que en ella estaba como en germen. Conforme a esto, dirá después San Pablo que toda la ley se resume en este precepto: «Amarás al prójimo como a ti mismo». (Gal. 5. 14.)

Los escribas y fariseos, puestos al desnudo

«2 En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos. (3). 4 Atan pesadas cargas y las ponen sobre los hombros de los otros; pero ellos ni con un dedo quieren moverlas.» (Mateo 23, 2-4)

(3) Cada sábado los escribas leían al pueblo la ley mosaica. Aunque venida de tales labios, debe ser escuchada, porque es la palabra de Moisés y de Dios. Otra cosa será cuando se trate de sus propias enseñanzas y de sus ejemplos. En este capítulo resume Jesús el juicio que tantas veces había proferido sobre los escribas y los fariseos, a fin de prevenir al pueblo contra sus engaños hipócritas.

Nota personal: En las Sagradas Escrituras la palabra hipocresía está íntimamente relacionada con la palabra mentira.

««Los judíos tenéis como padre al Diablo, y queréis hacer los deseos de vuestro padre. Él es homicida desde el principio y no se mantuvo en la Verdad, porque la Verdad no estaba en él. Cuando habla la mentira, habla de lo suyo propio, porque es padre de la mentira»San Juan 8,44.

Los hipócritas son los que dicen y no hacen, los que dicen ser y no son. Ser hipócrita es mentir, simular y suplantar una falsa identidad, llevar una doble vida, infiltrarse y simular ser lo que no eres, engañar conscientemente, tener la voluntad de engañar, hacer la voluntad de su padre el diablo. Los hebraicos y los masones de hoy.

Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?

«3 Estando ya cerca de Damasco, de repente se vió rodeado de una luz del cielo; 4 y cayendo a tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? 5 El contestó: ¿Quién eres, Señor? Y el Señor: Yo soy Jesús (3), a quien tú persigues(Hechos 9, 3-5)

(3) Estas palabras, interpretadas a la luz de 1 Cor. 15, 8, dicen que es el mismo Jesús quien se le aparece glorioso, para que Saulo pueda ser testigo de la resurrección.

[11230] 4. Me persigues: Jesús, que recibe como hecho a Él el bien que hagamos a sus hermanos los pequeños (Mt. 25, 40), manifiesta aquí lo mismo respecto de la persecución de los que creen en Él.

[11231] 5. Cf. 26, 14 y nota.


Arca de la Alianza entre Dios y los hombres

Nota: El Arca de la Alianza del Antiguo Testamento (testamento, herencia, beneficio, alianza, acuerdo, pacto), fue un pacto de amor entre Dios y los hombres. Y que Jesús vino a revivificar porque los hombres, su pueblo (fariseos a la cabeza de esto), lo habían roto.


¿POR QUÉ SON PÉRFIDOS LOS JUDÍOS?
Guillermo-C-H Pérez Galicia

Perfidus se aplica a aquel que traiciona la confianza (fides) o que rompe sus promesas.

Perfidus está formado por la preposición per, que se añade para reforzar el significado de la palabra, bien en sentido positivo (como permagnus o permolestus), o bien en sentido negativo (como periurus o perfidus).

La terminación -idus designa una propiedad o estado en relación con la raíz de la que deriva el adjetivo que la contiene: en este caso hay que ponerlo en relación con el verbo semi-deponente fido (fiarse de alguien, tener confianza).

La palabra FIDES está unida a los “lazos de clientela“, los lazos de hospitalidadamicitia, y los juramentos solemnes ante la divinidad; tiene que ver con la relación que entablan un gran señor, justo y poderoso, con sus siervos o con colaboradores de menor rango que se ayudan mutuamente, cada uno según su función. Es decir, se relaciona con los compromisos de amistad, fidelidad, compromiso y confianza por lazos de un individuo o más hacia otro que tiene una influencia o un peso preponderante en la sociedad. O, dicho de otro modo, su sentido fundamental se refiere a pactos de colaboración existentes entre alguien sencillo de un bajo estamento y una figura poderosa que le brinda su apoyo y sellan una lealtad mutua, con frecuencia por razones políticas; el otro sentido hace alusión al compromiso de fidelidad y confianza peculiar existente entre el amante y la amada, como lo expresan poetas como Catulo.

Así pues, perfidus es aquel con quien no se deben sellar pactos porque es indigno de confianza, pues incumplen su parte en un trato, o bien aquel individuo que no es apto para una relación de pareja porque está inclinado a tener deslices y no es sincero en su entregaEl Cristianismo vino a unificar ambos sentidos romanos de FIDES en sentido figurado para expresar el compromiso existente entre el alma del fiel y el amante del alma (Cristo), y la relación entre Dios y su Iglesia, identificando FIDES con el concepto griego PISTIS. De Fides deriva la palabra fe.

Si consultamos “Pro Quinctio” de Cicerón (6, 26), veremos que la palabra perfidus se refiere a quien es falso, tramposo, traicionero y falto de honradez. La oda 27 del tercer libro de las Odas de Horacio es también suficiente demostración para darse cuenta de que perfidus alude a aquel que es traicionero, indigno de confianza y proclive a romper los pactos importantes.

El término adecuado que sirve para referirse a quien no es fiel a la religión verdadera es infidelis, mientras que infidus es un término más equívoco, porque puede aludir doblemente tanto a aquel que no es digno de confianza como a aquel que es inconstante o infiel a algo.

Se entiende perfectamente que a los judíos se les llame perfidi, porque los judíos actuales son talmúdicos, es decir, son los herederos de los fariseos, a quienes Cristo llama hipócritas más de una vez, les dedica una serie de recriminaciones que bien merece la pena leer, analizar y seguir teniéndolas en cuenta para estar siempre alerta (Mt. 23, 13-36).

Y no sólo a los fariseos en particular, sino también se refiere alguna vez Nuestro Señor a los judíos en general, como cuando les acusa de ser hijos del Diablo, que su padre es padre de la mentira y homicida desde el principio, dando a entender que ellos son así (Jn 8, 31-48). Además acusa a los judíos en más de una ocasión de intentar matarlo, cosa que jamás hizo, por ejemplo con los romanos.

Se ve entonces, que los judíos habían tramado la muerte de Jesú smucho antes de que fuera llevado a Pilatos, sin que exista, en cambio,ningún pasaje de los Evangelios que indique alguna intención o plan de los romanos tendente a realizarla.

Las siguientes palabras de Santo Tomás de Aquino demuestran una vez más a qué se refiere el Catolicismo hablando de los pérfidos:

 Pues los judíos veían en Él todas las señales que los profetas dijeron que iba a haber […] pues veían con evidencia las señales de la Divinidad de Él, mas por odio y envidia hacia Cristo, las tergiversaban; y no quisieron confiar en las palabras de Éste, con las cuales se confesaba Hijo de Dios” (cfr. Summa Theologica, 3 p., qu. 47, art. 5).

Pero, más claro de lo que resulta en la siguiente parábola, como Cristo lo expresa, no puede estar:

“Y comenzó a contar al pueblo esta parábola: un hombre plantó una viña y se la arrendó a unos labradores y salió de viaje por bastante tiempo. Y en el momento adecuado envió a los labradores un siervo para que le diesen del fruto de la viña. Pero los labradores, tras apalearlo, lo despidieron vacío. Y volvió a enviar a otro siervo; pero ellos, apaleándolo y ultrajándolo, lo despidieron vacío. Y volvió a enviarles un tercero, pero ellos también a ese, tras herirlo, lo echaron. 

Pero dijo el Señor de la viña: ‘¿qué voy a hacer? Enviaré a mi Hijo el amado; quizás a Él lo respetarán’. Sin embargo, al verle los labradores, razonaban entre sí diciendo: ‘Éste es el heredero; vamos a matarlo para que la herencia sea nuestra.’ Y arrojándolo fuera de la viña, lo mataron.

¿Qué hará, pues, con ellos, el Señor de la viña? Vendrá y hará perecer a esos labradores y entregará la viña a otros. ” (Lc. 20, 9-16)

Fuentes: Enlae 1, enlace 2.


Capítulo 2 del Libro de Sabiduría del Antiguo Testamento

Sobre el sentir y discurrir del impío

(Es decir, del luciferino fariseo, y que hoy, además, es el masón, ejército del anticristo)

«1 Pues se dijeron a sí mismos los que no razonan, neciamente: «Corta y triste es nuestra vida, y no hay remedio cuando llega el fin, ni se sabe que nadie haya escapado del Ades. 2 Por acaso hemos venido a la existencia, y después de esta vida seremos como si no hubiéramos sido; porque humo es nuestro aliento, y el pensamiento una centella del latido de nuestro corazón. 3 Extinguido éste, el cuerpo se vuelve ceniza, y el espíritu se disipa como tenue aire. 4 «Nuestro nombre caerá en el olvido con el tiempo, y nadie tendrá memoria de nuestras obras; y pasará nuestra vida como rastro de una nube, y se disipará, como niebla que es herida por los rayos del sol y a su calor se desvanece; 5 Pues el paso de una sombra es nuestra vida, y sin retomo es nuestro fin, porque se pone el sello y ya no hay quien salga.

6 «Venid, pues, y gocemos de lo presente, démonos prisa a disfrutar de todo en nuestra juventud. 7 Hartémonos de ricos, generosos vinos, y no se nos escape ninguna flor primaveral. 8 Coronémosnos de rosas antes que se marchiten; no haya prado que no huelle nuestra voluptuosidad. 9 Ninguno de nosotros falte a nuestras orgías, quede por doquier rastro de nuestras liviandades, porque ésta es nuestra porción y nuestra suerte. 10Oprimamos al justo desvalido, no perdonemos a la viuda ni respetemos las canas del anciano provecto’ 11 Sea nuestra fuerza norma de la justicia, pues la debilidad bien se ve que no sirve para nada. 12 Pongamos garlitos al justo, que nos fastidia y se opone a nuestro modo de obrar, y nos echa en cara las infracciones de la ley y nos reprocha nuestros extravíos. 13 «Pretende tener la ciencia de Dios y llamarse hijo del Señor; 14 Es censor de nuestra conducta; hasta el verle nos es insoportable. 15 Porque su vida en nada se parece a la de otros, y sus sendas son muy distintas de las nuestras. 16 Nos tiene por escorias, y se aparta de nuestras sendas como de impurezas; ensalza el fin de los justos y se gloría de tener a Dios por padre. 17 «Veremos si sus palabras son verdaderas, y cuál es su fin; 18 Porque si el justo es hijo de Dios, El le acogerá y le librará de las manos de sus enemigos. 19 Probémosle con ultrajes y tormentos, y veamos su resignación y probemos su paciencia. 20 Condenémosle a muerte afrentosa, pues según dice, Dios le protegerá
(I).»

21 Estos son sus pensamientos; pero se equivocan, porque los ciega su maldad. 22 Y desconocen los misteriosos juicios de Dios, y ni esperan que los justos tengan su recompensa, ni estiman el glorioso premio de las almas puras. 23 Porque Dios hizo al hombre para la inmortalidad y le hizo a imagen de su propia naturaleza; 24 Mas por la envidia del diablo entró la muerte en el mundo, y la experimentan los que le pertenecen (Sabiduría 2, 1-23)

Sagrada Biblia Nácar – Colunga. 1ª Edición de 1944. (enlace).

Sobre la ceguera del impío luciferino

Del Secreto de Nuestra Señora de La salette (1846) (enlace):

«por su amor al dinero, a los honores y a los placeres, se han convertido en cloacas de impureza,«

«, han descuidado la oración y la penitencia, y el demonio ha oscurecido sus inteligencias

«En el año de 1864 Lucifer, con gran número de demonios, serán desatados del Infierno. Abolirán la fe poco a poco, aún entre las personas consagradas a Dios; las cegarán de tal manera que, a menos de una gracia particular, esas personas tomarán el espíritu de sus malos ángeles:«

San Juan sobre la ceguera del impío.

«40 «El ha cegado sus ojos y ha endurecido su corazón, no sea que con sus ojos vean, con su corazón entiendan, y se conviertan y los sane.» 41 Esto dijo Isaías, porque vió su gloria y habló de El.» (San Juan 12, 40-41)

Sagrada Biblia Nácar – Colunga. 1ª Edición de 1944. (enlace).


Citas de Santos sobre los judíos (talmúdicos, luciferinos)

«Escrito está: Será mi casa de oración: pero vosotros la habéis convertido en cueva de ladrones.» -S. Lucas 19, 46.

Hilo (enlace): La Doctrina Católica sobre el deicidio y la judaica perfidia

«Siempre que el judío os diga: fueron los hombres los que nos hicieron la guerra; contestadles: los hombres no os hubieran hecho la guerra si Dios no lo hubiera permitido» San Juan Crisóstomo, «Adversus Judæos»

«Mi verdadera guerra es contra los judíos, ellos han sido abandonados por Dios, y por el crimen de este deicidio no hay expiación posible. De ningún modo dejaron atrás el grado sumo del delito, mediante su locura cometida contra Cristo»San Juan Crisóstomo, «Adversus Judæos».

«¿Por qué, siendo vosotros unos asesinos de niños, Dios se contentó con vosotros en otro tiempo, y os vuelve ahora la espalda? Os atrevísteis a un delito mucho mayor y peor que el infanticidio y que cualquier delito, asesinando a Cristo». –San Juan Crisóstomo, «Adversus Judæos».

«Entonces le respondieron algunos escribas y fariseos [los judíos]: ‘Maestro, queremos ver una señal de Ti’. Mas Él, respondiendo, les dijo: ‘una raza malvada y fornicaria solicita una señal, y no le será dada una señal, sino la señal de Jonás el Profeta’»San Mateo 12, 38-39.

«En Jerusalén, muchos creyeron en Su Nombre, contemplando los milagros que hacía; mas Jesús no se fiaba de ellos, porque los conocía a todos»S. Juan 2, 23-24

«¡Serpientes, raza de víboras! ¿Cómo será posible que evitéis el ser condenados al fuego del infierno?»S. Mateo 23,33

«Los judíos tenéis como padre al Diablo, y queréis hacer los deseos de vuestro padre. Él es homicida desde el principio y no se mantuvo en la Verdad, porque la Verdad no estaba en él. Cuando habla la mentira, habla de lo suyo propio, porque es padre de la mentira»San Juan 8,44. (Biblia Nácar-Colunga. Ed.1944)

«Vosotros sois hijos del diabloS. Juan 8, 44. (Biblia Platense de Monseñor Straubinger. PDF de la Ed. de 1951)

«Conozco (…) la blasfemia de los que dicen ser judíos y no lo son, antes son la sinagoga de SatanásApocalipsis 2, 9

«Y respondiendo Pedro y los Apóstoles, dijeron a los judíos: ‘Es menester obedecer a Dios antes que a los hombres. El Dios de nuestros padres resucitó a Jesús, a Quien vosotros matasteis, poniéndoLe en un madero’»Hechos de los Apóstoles 5, 29-30. Los judíos imitan a Lucifer.

«Se pueden oír las lamentaciones de los profetas, por las calamidades que caerán sobre el pueblo judío a causa de su impiedad a Aquél que han abandonado: después de su pecado contra Cristo, su reino debe ser destruido, su ley abrogada, su culto prohibido»San Eusebio de Cesárea.

«Y respondiendo todo el pueblo judío dijo: ‘Caiga Su Sangre [la de Cristo] sobre nosotros y sobre nuestros hijos’»San Mateo 27, 25.

«Esta maldición continúa hasta el día de hoy sobre los judíos, y la Sangre del Señor no cesará de pesar sobre ellos»San Jerónimo y el deicidio.

«La Sinagoga es una casa de impiedad, un receptáculo de maldades, que Dios mismo había condenado. Por Caín hay que entender el pueblo parricida de los judíos, él derramó la Sangre de su Señor y Creador. Fue matado por el pueblo judío»San Ambrosio, «Epístola IX» y «Sobre Caín».

«Los judíos han sido dispersados por todo el mundo, para que mientras paguen la culpa de tan gran crimen, el asesinato del Mesías, puedan ser testigos de nuestra Redención»San Bernardo de Claraval, «Epístola 363 a la Iglesia de Francia Oriental», el castigo del judío errante.

«Si alguno celebra la Pascua con los judíos pacta con aquellos que han matado al Señor».San Ignacio de Antioquía, «Carta a los Filipenses».

«Toda la Sinagoga de los hijos de Israel mató a Jesucristo». –Tertuliano, «Adv. Jud., VIII».

«Los judíos fueron impíos hacia Nuestro Señor Jesucristo y ellos aparecen como deicidas». –San Cirilo de Alejandría.

«Comentario sobre Isaías IV». «El pueblo judío es impío, parricida, traidor». –San Hilario de Poitiers, «Tratado sobre los Salmos».

«El pueblo de Israel prevaleció sobre el Cristo hasta el punto de crucificarlo, y debe vagar errante por el mundo para ser testigo de la victoria de la Iglesia sobre la sinagoga». –San Agustín de Hipona, Doctor de la Iglesia «Sobre el Salmo XLIX».

«Israel ha crucificado al Hijo de Dios, y Dios rechazó a Israel a fuera de la viña»San Cirilo de Jerusalén, «Catequesis XI, sobre el Hijo único de Dios».

«El Cristo ha sido matado por manos deicidas [los judíos]» –San Gregorio Nacianceno, Doctor de la Iglesia (P.G. XXXVII).

«También el Cristo ha querido para Su Cuerpo una muerte que no vino de Él mismo, sino de las maquinaciones de los judíos, para destruir Él mismo la muerte que aquéllos infringieron al Salvador». –San Atanasio, Doctor, «Contra los paganos y sobre la Encarnación del Verbo».

«Los judíos no solamente por infidelidad han rechazado al Cristo sino que por crueldad, Lo mataron. Ellos no pueden por lo tanto llamar a Dios su Padre, y el pueblo pecador no puede ser el hijo de Dios. El padre de los judíos es el Diablo»San Cipriano, «De la Oración del Señor»

«Los hijos de Israel han sido responsables de la injusta condenación a muerte de Nuestro Señor Jesucristo por haber creído muy fácilmente a los príncipes de este mundo y no haber buscado la Verdad»San Hipólito de Roma, «Comentario sobre Daniel».

Pues los judíos veían en Él todas las señales que los profetas dijeron que iba a haber […] pues veían con evidencia las señales de la Divinidad de Él, mas por odio y envidia hacia Cristo, las tergiversaban; y no quisieron confiar en las palabras de Éste, con las cuales se confesaba Hijo de Dios” –Santo Tomás de Aquino. (cfr. Summa Theologica, 3 p., qu. 47, art. 5).

«Los judíos de ambos sexos, en todo territorio de Cristianos, en todo tiempo, deben distinguirse en su vestido de los otros pueblos. Que se distingan de los demás»S.Tomás de Aquino citando al IV Concilio de Letrán sobre la necesidad de distinguir a los judíos de los Cristianos.

«Los judíos por sus culpas están en perpetua servidumbre, los señores pueden tomarles sus cosas, dejándoles lo indispensable para vivir. No pueden quedarse con lo obtenido por usura; obligadles a trabajar para que no sean más ávaros»S.Tomás Aquino, Opera omnia/Regimine Principum.

«Si nosotros, por nuestra Fe, venimos a ser hijos de Abraham, los judíos, por su perfidia, han dejado de serlo»Papa San Gregorio Magno.

«Sermones Dominicales de los Santos Padres». Este Papa escribió al Rey Recaredo de España felicitándole por no aceptar sobornos de judíos.

«El pueblo judío, ingrato y pérfido, condenó indignamente a su Redentor a ser muerto ignominiosamente. Nos sabemos la forma tan indigna en que esta execrable raza, usa el Nombre de Cristo»Papa San Pío V, «Hebræorum gens», expulsa a los judíos de los Estados Pontificios en 1569.

«Con usura por doquier, los hebreos consumieron los haberes de los cristianos, juzgamos como muy evidente ser ellos encubridores y cómplices de ladrones de las cosas robadas y malversadas, no sólo las de uso profano, mas también las del Culto Divino»San Pío V «Hebræorum gens».

«Muchos judíos ambicionando las casas de mujeres honestas, las pierden con muy vergonzosos halagos; más pernicioso, dados a sortilegios y encantamientos mágicos,supersticiones y maleficios, inducen a muchos incautos y enfermos a los engaños de Satanás»S.Pío V, «Hebræorum gens».

«Los judíos se ocupan de asuntos comerciales, amasan enormes sumas de dinero, y sistemáticamente despojan a los Cristianos de sus bienes por medio de sus exacciones usurarias, para el pago de las cuales sus sinagogas sirven de garantía». –Papa Benedicto XIV, «A quo primum».

«La tierra de Jerusalén si no ha sido sagrada, ha sido santificada por la Vida de Jesucristo. Los judíos que debían haber sido los primeros en reconocer a Jesucristo, no lo han hecho». –Papa San Pío X, entrevista con un padre del sionismo, Theodor Herzl.

«No podemos favorecer vuestro movimiento [refiriéndose al judaizante de Theodor Herzl]. Los judíos no han reconocido a Nuestro Señor. Nosotros no podemos reconocer al pueblo judío». – Papa San Pío X, entrevista con un padre del sionismo, Theodor Herzl.

«Cualquier Cristiano que prestare apoyo a los judíos, se considerará como profano y sacrílego, privándole de la comunión de la Iglesia Católica, y reputándole como extraño al Reino de Dios, pues se hacen patronos de los enemigos del Señor». –Concilio IV de Toledo, Canon LVIII.

«De la perfidia de los judíos, hay infinitas sentencias de los Padres antiguos; como vaticinio profético a su obstinación, el pecado de Judá está escrito con pluma de hierro, ciegos y tercos. Su infidelidad debe ser combatida por la Iglesia». –Concilio XVI de Toledo, canon I.

Recopilación de @nonpossumus (Twitter). (enlace), ().


El perverso y satánico Talmud

En los rituales de sangre, que están recogidos en el Talmud, que judíos y masones practican con asiduidad. Asesinatos rituales de niños tras ser violados y torturados. Toda la clase política, cultural y empresarial con poder e influencia está en esto.

EL TALMUD: LAS ENSEÑANZAS DE ODIO Y RACISMO DE LOS PÉRFIDOS JUDÍOS (I).

Por Mendo Crisóstomo

¿Qué piensan los judíos sobre los que no somos judíos? Las personas que conocen la cosmovisión judía saben que, para ser judío, no es necesario creer en nada metafísico o espiritual, sino sólo en el Talmud.

Según ellos, un judío es quien tiene madre judía, aunque a los que no son “judíos puros” (de padre y madre judíos), los tienen en rango inferior. Para los judíos, un judío pierde la condición de judío cuando adora a dioses considerados extranjeros, y pierde especialmente su condición de judío si se le ocurre bautizarse, acción que consideran la más abominable.

Para este pueblo maldito, un judío puede no creer ni siquiera en Dios y, aun así, ser tenido por un gran judío. El mandato más importante para los judíos es la reproducción, tener hijos. Ni siquiera tienen necesidad de servir a un dios. Los judíos consideran que, para ser buen judío, aparte de pertenecer a estirpe judía, basta con creer y obedecer el Talmud, y sentirse miembro de la comunidad judía internacional.

Incluso una importante secta judía ya oficialmente reconocida por el resto de judíos en el sínodo judío celebrado a finales del siglo XIX tiene como algo específico el ateísmo. A esa secta había pertenecido Karl Ysidor Mardochai Levy, alias Karl-Heinrich Marx, y de ella es hijo el comunismo, con el afán, confesado por Marx en sus cartas a Engels y en una nota publicada en La Gaceta Renana, de apoderarse de los bienes de los no judíos para dominarlos y hacer que se maten entre sí las distintas clases sociales de los no-judíos. Por eso no nos extraña que todos los grandes capitalistas y, a la vez, todos los grandes jerarcas comunistas hayan sido judíos.


El judío Ysidor Levy creó una ideología para derramar sangre y robar a los no-judíos, cumpliendo los preceptos talmúdicos.


¿Por qué atacó Marx la religión? Simplemente porque los judíos consideran que el judaísmo no es una religión y dicen que a veces se utiliza ese término para no entrar en profundidades… Pero ellos defienden a ultranza el errado concepto de que toda religión es mala… y con razón, pues está claro que su cosmovisión es, por antonomasia, una antirreligión. Los judíos suelen decir que el judaísmo consiste esencialmente en la iniciación de un pueblo entero un pueblo superior dicen ellos— en las normas mitzvót que lo acercan gradualmente al Kadósch Barúch Hú.” Por ejemplo, ¿por qué los judíos excomulgaron al célebre Spinoza? No por panteístico ni por heterodoxo, ya que en materia de ideas heterodoxas y “contra Dios” o “ateísmo”, superaba a Spinoza el antiguo Elishá ben Avuiá, maestro talmudista, que negaba la existencia de Dios y sin embargo era respetado como judío. Elisha era “comunitario”, porque hablaba mal de Dios, pero estudiaba el Talmud y la enseñaba a otros judíos: Era judío, se sentía miembro de la comunidad judía internacional y nadie consideró necesario excomulgarlo. En cambio, Spinoza no siguió el Talmud, al menos conscientemente; por eso fue perseguido.


Oponerse a las enseñanzas cristianas y perpetuar el poder mundial judío contra todos los demás pueblos, llamados por ellos Goyim (ganados), tales son los propósitos del rabínico Talmud.


Si el lector conoce algún rabino y lo encuentra algún día de buen humor, le animo a que le pregunte y verá lo que le dice… Así pues, para los judíos el judaísmo es una especie de sistema racial-familiar de vida, tenido por modo de vida integral en la unión y cooperación supremacista con una comunidad de judíos que entre sí  se identifican y se hallan por encima de los no-judíos, a los que despectivamente llaman goyim (que significa literalmente cristiano o “ganado”). El Talmud es, pues, de obligado cumplimiento para todo judío.

Está totalmente comprobado que se trata de invenciones rabínicas posteriores a Cristo y redactadas para oponerse al plan de Salvación de Jesucristo y preparar la supremacía mundial judía contra otros pueblos  (especialmente contra el Catolicismo). Sin embargo, ellos no cejan en su empeño de mentir diciendo que se trata de la tradición oral transmitida desde Moisés. ¿Qué piensan los judíos de los no-judíos? Veamos, en bilingüe, algunos pasajes del Talmud:

אמר   רבי  יוחנן  גוי  שעוסק  בתורה  חייב  מיתה

 

“El Rabbí Jochanan dice: Un goy que escudriña dentro de la ley es reo de muerte”Sanedrín, 59, a.

“Si alguno viere a un cristiano en dificultades o ahogándose en aguas, no acudas en su ayuda. Si se le viere cercano a la muerte, no lo salves de la muerte.” Hilkhot Akum X, 1

אסור  לרחם  עליהם  שנמר  ולא  תחנם  לפיכך  אם  ראה  גוי  עובד  כו ם  אובד  או  טובע  בנהר  לא יעלנו׃  ראהו  נטוי  למות  לא  יצילנו  אבל  לאבדו  בידו  או   לרפחו  וכיוצא  בזה  אסור  מפני   שאינו  עושה  עמנו  מלחמה

“No es lícito que tengas piedad de ellos, porque se ha dicho: ‘No tendrás piedad de ellos.’ Por ello mismo, si alguno viere a un cristiano en dificultades o ahogándose en aguas, no acudas en su ayuda. Si se le viere cercano a la muerte, no lo salves de la muerte. Con todo, no está bien matarlo con tus propias manos lanzándolo a un pozo o de algún modo similar a éste, puesto que no están en guerra con nosotros”Hilkhot Akum X, 1

Los judíos enseñan a sus hijos que: “Incluso el mejor de entre los gentiles merece ser matado” Abhodah Zarah 26, b. Tosephoth

מה  שאמרו  הנביאים  בחרבן  אדום  באחרית   הימים  על  רומי   אמרו  כמו   שפי  בישעיה  בפרשת  קרבו  נױם   לשמוע  כי  כשתחרב  רומי  תהיה    גאלת  ישראל

Los judíos enseñan a sus hijos que:

“Todo lo que los profetas predijeron sobre la devastación de Edom en los últimos días, eso es lo que comprendieron que se refería a Roma, como expliqué en Isaías en el verso ‘Acercaos naciones y escuchad’. Porque, en efecto, cuando sea devastada Roma, vendrá la redención de los israelitas”.Rabbí Davidh Kimchi, Obadiam.

NOTA: Roma es el Papado, el Vaticano, la Iglesia.

כשר   שבגױם   הרוג

“Incluso el mejor de entre los Goyim merece ser matado” Abhodah Zarah 26, b. Tosephoth.

בדא בעכ  ום   אכל  המוסרים  והאפיקורוסין  מישראאל  מצןה   לאבדן  ביד  ולהורידן  עד  באר   שחת  מפני  שהן  מצירין  לישראל   ומסירין  את  העם  מאחררי  ה

“Éstas cosas se dirigen a los idólatras. Pero también a aquellos israelitas que se apartaron de su pueblo o se convirtieron en epicúreos, a todos ellos estamos obligados a aniquilarlos y perseguirlos incluso hasta los infiernos. Porque ellos acongojan a Israel…”. Hilkhoth Akum X, 2.

הסיר  חיות   הקליפות  ותמיתם  ואז  תעלה  עליך   השכינה  כאילו  הקטרת  קטורת

“Destruye la vida del cristiano y mátalo, pues así serás tan grato a la Divina Majestad como aquel que le hace una ofrenda de incienso” Sepher Or Israel 177, b.


EL TALMUD: LAS ENSEÑANZAS DE ODIO Y RACISMO DE LOS PÉRFIDOS JUDÍOS (II).

Por Mendo Crisóstomo

Ya evidenciábamos en la primera parte que el judaísmo es, fundamentalmente, la Anti-religión.

TODO judío, aun viviendo al margen de la moral y de lo sacro, se siente siempre judío y actúa según el Talmud, salvo si se convierte.

 

Y, por ello, todo miembro de la comunidad judía -aun viviendo de espaldas a lo sacro y a la moral-  se siente siempre especialmente ligado a su libro sagrado, el Talmud, hasta el punto de que, a no ser que se convierta, siempre se sigue considerando a sí mismo judío.

Antes de ver algunas citas del Talmud, poníamos como ejemplo el caso de Ysidor Mardochai Levy (Karl Marx) como un paradigma de judío.

Sin embargo, la cosa no se detiene ahí.
Las aspiraciones de Levy pronto fueron puestas en marcha, por primera vez, por otro judío:

El judío Lenin, financiado por la Banca, puso por vez primera en práctica las teorías del talmudista Ysidor Mardochai

Vladimir Ilich Ulianov Blank, más conocido como «LENIN», gracias a la financiación de los grandes banqueros judíos de Francia, Norteamérica, Alemania e Inglaterra.

Por eso no nos extraña que las condenas de la Santa Iglesia Católica, Apostólica, Romana siempre fueran todavía más duras con el Talmud y con sus seguidores incluso que con el llamado Corán, pernicioso libro de la abominable secta fundada por el falso profeta Mahoma.

La mujer de Lenin −también judía− conocida como Krupskaya, pero cuyo verdadero nombre era Nadiezda Konstantinovna, acentuó su lucha tras la muerte de su esposo mediante el adoctrinamiento.

Esta “mujer ejemplar”, modelo al que siguen todas las comunistas del planeta, nos da una idea de su defensa de las doctrinas talmúdicas si nos afanamos en la lectura de algunos de sus textos, siempre tan admirados por sus seguidores leninistas.

Por ejemplo, en su Outchit Gazeta escribió (10/Oct./1929):

«La judía esposa de Lenin, llamada Krupskaya, además de programar a las masas, defendía el derecho a la violación.

«Aunque la socialización de las mujeres no está formalmente ratificada en la lucha soviética, debe convertirse en una realidad y penetrar en la conciencia de las masas.

Consecuentemente, cualquiera que intente defender a una mujer que es (indecentemente) asaltada, muestra una naturaleza burguesa y se declara a sí mismo a favor de la propiedad privada.

El oponerse a la violación es resistirse a la revolución comunista de octubre»».


Vemos, pues, la ejemplaridad de esta célebre judía en el cumplimiento de ese modo de vida integral en la unión y cooperación supremacista con una comunidad de judíos que entre sí  se identifican.

Desde pequeños, los judíos aprenden que «Es lícito hacer uso del fraude para con los cristianos» Babha Kama 113, b.

Y ahora, sigamos viendo algunos pasajes más, en bilingüe (hebreo-español) que nos indican las enseñanzas «sagradas» de los judíos sobre los no-judíos:

ביאת  גוי  דהויא  כבואת  בהמה

«El coito del no-judío es como el coito del animal». Sanhedrin 74, b. Tosephoth

בראם  בצרת  אדם  לבבודם  של  ישראל  שלא  נבראו  העכ˝ום  כי

אם  לשמשם  דיום  ולילה  לא  ישבותו  ממלאכתם  ואין כבוד  לבן

מלך שישמש  אותו  בהמה  בצורת  בהמה  כי  אם  בהמה  בצורת

«Dios creó a los cristianos en forma humana en honor de Israel, puesto que no fueron creados con otro fin que para servir a los judíos día y noche; y no se les puede dar descanso jamás de semejante esclavitud.

Pues es menester que el hijo del Rey (el israelita) no sea servido por bestias en su propia forma, sino en forma humana» Midrash Talpioth fol. 255, d.

 

«No puede darse ninguna alegría mayor a Dios Bendito que ésta que nosotros le procuramos exterminando a los impíos y a los cristianos de este mundo». Sepher Or Israel fol. 180.

הרשעים…  יש  להם  נפש  מן  הקליפה

הנקראת  מות  וצל  מות

«Las almas de los no-judíos provienen de la costra mugrienta, que se llama muerte y sombra de muerte». Emek Hammelech 23, d.

טעותו  מותרת

«Es lícito hacer uso del fraude para con los cristianos». Babha Kama 113, b.

«El coito del no-judío es como el coito del animal». Sanhedrin 74, b. Tosephoth

ותימה  דלהון ב סמיתו  דפומא  כבעירא  דאיהי  מיתא  ולית  לח

קול  ודבור

«Y cúmplase la muerte de los cristianos cerrándoles la boca como la de las bestias, a las que se aniquila sin voz ni habla». Pesachim 49, b.

 

בעי  בר  ישראל  לעקור  הקוצים  מן הכרם  לעקור  הקליפות

ולכלותם  מעל  פני  האדמה  כי  אין חדוה  לפני  הק˝בה  גדולה

מזו  כשאנחנו  מכלים  את  הרשעים  והקליפות  מן העולם

«Las almas de los NO-judíos provienen de la costra mugrienta, que se llama muerte y sombra de muerte». Emek Hammelech 23, d.

«El israelita sobrevive de afanarse con empeño en arrancar los espinos de la viña, esto es: en erradicar y extirpar al cristiano de la tierra.

No puede darse ninguna alegría mayor a Dios Bendito que ésta que nosotros le procuramos exterminando a los impíos y a los cristianos de este mundo». Sepher Or Israel fol. 180.


EL TALMUD: LAS ENSEÑANZAS DE ODIO Y RACISMO DE LOS PÉRFIDOS JUDÍOS (III y final).

Por Mendo Crisóstomo

Con este brevísimo artículo ponemos punto final al leve esbozo que hemos ido desarrollando en anteriores entradas acerca del libro sagrado por excelencia del judaísmo, incluso de judíos «no practicantes»: el Talmud (abreviación de Talmud-Torah, estudio de la Torá). Queremos saciar la curiosidad de nuestros lectores acerca de lo que allí se dice y por ello hemos ido exponiendo algunos fragmentos en bilingüe. No obstante, si la curiosidad de alguno no quedare saciada, ya nos lo harían saber oportunamente.

Tras las controversias de muchos siglos de Cristiandad y lo mucho que se ha escrito en correspondencia (por ejemplo, son bien conocidas las condenas de papas como San Pío V, Julio III, León XIII o Benedicto XIV al respecto), no es en exceso difícil indagar aún más sobre lo que allí se dice.

Tristemente célebre fue el asesinato del afamado traductor y buen conocedor de las lenguas semíticas Rev. Iustinus Pranaitis, a manos del judío Lenin, quien, a tal efecto, ejecutaba órdenes del rabino de Moscú.

Ahora bien, de antemano advertimos que a veces no es fácil encontrar versiones completas, pues ya en 1631, en orden a evitar el acceso de los no-judíos a sus textos (tras numerosas controversias bien reconocidas por todos los historiadores a causa de lo que en el Talmud se dice), en un sínodo celebrado en Polonia, tomaron una determinación que suelen mantener a día de hoy en sus ediciones, al menos las de las facciones más oficialistas:

«Por tales razones, os ordenamos que de ahora en adelante, cuando publicareis una nueva edición de estos libros, dejéis en blanco los pasajes donde se habla de Jesús de Nazareth, haciendo un circulo como éste O; y todo rabino, como cualquier otro maestro, tenga el cuidado de enseñar tales pasajes a sus fieles sólo verbalmente. De este modo los hombres de ciencia cristianos no tendrán nada que reprochamos al respecto»

La vigencia de obligado uso, identidad y creencia de los 63 libros que componen el grueso del Talmud (más algunos tratados más, como el Schulkhan Arukh), con tales disposiciones, se vio confirmada por un sínodo celebrado en 1866 en Hungría, con la firma de 94 rabinos, 182 abogados, 45 médicos y varios miles más de judíos de diferentes estratos sociales. Y veamos ya, como colofón, unos pocos fragmentos más:

ןהב הכ ןהב קיזחמה לכ רבדמכ םה םיוגה יסכנ

«Todas las pertenencias de los no-judíos son como si estuvieran en mitad del desierto: el primero que las alcance es su dueño». Babha Bathra 54b

יםאפר… ז ע םע בט דבעמל הב ןילדתשמד ןיליא

ומוקי לב

«Los que se empeñen en hacer el bien al cristiano…tras la muerte no resucitarán». Zohar I, 25b

תונ מוא םו״כול דמלל רוסא

«No es lícito enseñar un arte al cristiano».  Iore dea 154, 2

ונתלואג דימ אמור ןברחב

«Cuando se produzca la devastación de Roma, entonces llegará nuestra redención». Tseror hammor, sec. Shoftim

יםצקש ןילכושא ינפמ ןימהוזמ יםוג המ ינפמ

יםשמרו

«¿Por qué los goyim son inmundos? Porque se alimentan de cosas abominables y de reptiles». Schabbath 145b

ונא םג רעבנש זמר לזעל ןיחלש ןיהש ריעשה

םלועה ןמ תופילקה

«Aquel cabrón que sacrificaban a Azazel (el día de la expiación) nos muestra que también nosotros estamos obligados a remover al cristiano de la faz de la tierra». Zohar f. 62, Mikdasch Melech

Fuente de los tres artículos sobre el Talmud: El Talmud (I), El Talmud (II) y El Talmud (III).